Número cero

No hay comentarios:

Umberto Eco (Piamonte, 1932) es uno de los más destacados intelectuales italianos de la segunda mitad del siglo XX. Se inició con una serie de libros de ensayos sobre filosofía, estética o semiótica, desarrollados con mucha lucidez y de cara a los más actuales aportes en cada tema. Pero su fama trascendió los círculos intelectuales a partir de su incursión en la literatura con El nombre de la rosa (1980) una excelente novela ambientada en la Edad Media y considerada entre lo mejor de la literatura mundial de los años ochenta. A esa novela siguieron otras cinco igual de ambiciosas, desde El péndulo de Foucault (1988) hasta El cementerio de Praga (2010), a las que ahora se suma Número cero (2015), la historia de un proyecto periodístico en la Italia de hace veinte años.

El relato nos remite al Milán de 1992 (y con ello es la novela más “contemporánea” de todas las escritas por Eco) cuando un periodista cincuentón apellidado Colonna (nunca se nos dice su nombre), protagonista y narrador de esta historia, es llamado a formar parte del equipo de redacción de Domani, un nuevo diario del que inicialmente se editaran doce ediciones de prueba (las llamadas “número cero”). El proyecto se debe a la iniciativa del commendatore Vimercate, un prominente empresario y político (según algunos, inspirado en Sergio Berlusconi), quien quiere usar el diario como instrumento para sus propios intereses. Colonna es convocado al proyecto por Simei (el testaferro de Vimercate), quien a la vez participa en el diario con intereses personales subalternos.

Como se puede apreciar en este resumen, toda la novela es básicamente una mirada irónica y sumamente crítica del periodismo actual, desde la primacía de los intereses políticos y económicos de los dueños, hasta las prácticas periodísticas más cotidianas. Esta últimas serán “revisadas” con mucho humor por los integrantes de esta redacción durante el desarrollo de sus labores cotidianas: el uso de las frases hechas, la distribución de las noticias en las páginas, las técnicas de “difamación”, la manera de presentar las cartas aclaratorias, etc. Son los aspectos que priman en la novela hasta que Braggadocio (uno de los periodistas) descubre, accidentalmente algunas de las actividades de la red Gladio (una organización de extrema derecha, auspiciada por la CIA), que involucran asesinatos de importantes personalidades públicas italianas. Y la trama del relato gira hacia la increíble historia de Gladio y sus amenazas a los miembros de Domani.

Al unir la crítica del periodismo actual con la relectura de la historia política reciente de Italia (a través de los crímenes secretos y la corrupción generados por Gladio), Umberto Eco nos entrega en Número cero su novela más polémica y actual, más divertida e irónica, lejana del trasfondo filosófico de El nombre de la rosa o El péndulo de Foucault. Pero también una de las literariamente menos logradas, pues el autor no logra darle unidad a las diversas líneas narrativas, ni verdadera densidad humana a los personajes. De todas maneras, resulta una lectura imprescindible para los interesados en el mundo del periodismo y los medios de comunicación.

Todo queda en casa

1 comentario:

Cuando a la escritora canadiense Alice Munro (Ontario, 1931) se le otorgó el Premio Nobel de Literatura 2013 ya era una escritora mundialmente reconocida, especialmente por los propios escritores, gracias a su valiosa producción cuentística. Autora de doce libros de relatos —desde Dance of the happy shades (1968) hasta Dear life (2012)— suele ser considerada “la Chejov” de nuestros tiempos. Hace poco Munro decidió dejar la creación literaria, y a manera de despedida publicó una amplia antología con lo mejor de su obra: Todo queda en casa (Random House, 2015).

Los cuentos de Munro son relatos extensos, en los que se recrea la tranquila y apacible vida de las ciudades pequeñas de Canadá. Las historias, sin dejar de ser interesantes, casi nunca contienen hechos violentos ni sangrientos. Y si los tienen, pasan a un segundo plano, porque el verdadero interés de Munro es presentar, de manera sutil y sin caer en melodramas, el mundo interior de sus protagonistas: sus afectos, emociones y sueños. Así sucede, por ejemplo, en el cuento “El amor de una mujer generosa”, en el que la enfermera Enid, ante la certeza de que el nombre que ella ama ha cometido un asesinato, le da la oportunidad de matarla sin dejar ninguna huella.

Son muchas las virtudes de estos cuentos: las descripciones, que proporcionan la atmósfera y el ritmo precisos para cada relato; el riguroso manejo del “punto de vista” de las protagonistas; y el contenido desarrollo de las tramas, que muchas veces omiten el desenlace final. Los 24 cuentos reunidos en Todo queda en casa (una antología en dos volúmenes y casi 1,200 páginas) son la mejor puerta de ingreso al fascinante universo literario de Alice Munro.

Jahuay

No hay comentarios:

Clavado en un bar


Largo es el camino recorrido por Carlos Modonese (Lima, 1975) para encontrarse con su verdadera vocación, la de escritor. Estudió Economía en la Universidad Católica, y tras diez años de trabajar en una empresa internacional se animó a hacer un Máster de Creación Literaria en Madrid. Hace unas semanas Modonese presentó su primera novela, Jahuay (Casa de Cartón, 2015), una historia ambientada en el balneario de Jahuay (cerca de Chincha), en un bar con ese mismo nombre.

Tres de los protagonistas trabajan en ese bar: Obdulio (Atoq), el barman, es un joven migrante ayacuchano; la paisa, una vital y alegre mesera colombiana; y Koldo, un guitarrista español que en el Perú malvive como músico callejero, hasta que es contratado para tocar en ese bar. Todos ellos son personas desarraigadas y errantes, con complejas historias que vamos conociendo por fragmentos a lo largo de la novela. El cuarto protagonista es Agustín, hijo de la dueña del bar, un sacerdote con un oscuro pasado, que conocemos a través de las páginas de su diario insertadas en el relato.

Modonese quiere hacer una novela “moderna”, con acciones rápidas, descripciones breves y mucho “fondo musical”, incluyendo citas de versos de canciones de todo tipo. Hasta la psicología de los protagonistas se construye no tanto con sus ideas o emociones, como a partir del tipo de música que prefieren: reggae en el caso de Koldo, rock metálico (¿?) en el de Obdulio. Son opciones originales, pero que no parecen literariamente las más acertadas. En todo caso, en Jahuay estas deficiencias se compensan con el dinamismo de la trama, y el acertado uso de personajes secundarios “complementarios”; como Yin, la mascota de Koldo.