Tambores invisibles

No hay comentarios:

Redoble por Ampuero


El reconocido periodista Fernando Ampuero del Bosque (Lima, 1949) es también un versátil escritor que ha incursionado en casi todos los géneros literarios: cuento, novela, poesía, teatro. Actualmente atraviesa una etapa sumamente productiva, pues en los últimos cinco años ha publicado trece libros. El más reciente de ellos es Tambores invisibles (Peisa, 2014), una recopilación de artículos y ensayos acerca de los escritores y artistas que Ampuero más admira. Los cuarenta textos de este libro abarcan desde semblanzas y crónicas hasta reflexiones de carácter literario.

Lo primero que sorprende es la cantidad de narradores –Melville, Capote, Hemingway, Salinger y Bradbury, entre otros– que Ampuero parece haber leído como parte de su aprendizaje como narrador. Por supuesto, para una buena formación resultan también imprescindibles autores como Tolstoi, Rimbaud, Kafka, Rulfo, Borges, García Márquez, Cortázar y Mario Vargas Llosa, también presentes en estas páginas. Pero sin lugar a dudas los autores con los que Ampuero demuestra más afinidad personal y literaria son dos peruanos: Julio Ramón Ribeyro y Alfredo Bryce Echenique. Sobre todos estos autores Ampuero escribe con bastante conocimiento de sus obras, y también con datos biográficos y anécdotas con los que elabora logrados y amenos retratos.

Complementan el libro algunas notas sobre cineastas (Hitchcock, Fellini), artistas (Picasso, Sérvulo Gutiérrez) y “celebridades” (Harry Houdini, Marilyn Monroe). Tambores invisibles resulta así una experiencia sumamente placentera “…un volumen que se escribió solo, casi a espaldas de su autor, y que, por lo tanto, el lector puede empezar a leer por cualquier parte”.

Staccatos

No hay comentarios:

Los días felices


Profesor universitario, músico y crítico literario, Alejandro Susti (Lima, 1959) es también autor de una ya extensa obra poética, cuyos títulos más reconocidos son Cadáveres (2009) y El río imaginado (2012, finalista del Premio Copé). En este último poemario ya se notaba una aproximación a lo prosaico y lo narrativo, que Susti aborda directamente en su nuevo libro Staccatos (Paracaídas, 2014), en el que rememora, en sesenta textos breves (de una o dos páginas), diversos momentos de su infancia y adolescencia.

Se trata de textos ordenados cronológicamente (desde la escuela primaria hasta las primeras incursiones en locales nocturnos, en búsqueda de buenos músicos); pero de naturaleza discontinua, separados por “silencios” (saltos temporales) de diferente duración. Eso explica el título del libro, que alude al recurso musical de intercalar silencios en una serie de notas que usualmente se “tocan” de manera continua. Cada una de estos recuerdos es el pretexto para iniciar una serie de reflexiones –desde una perspectiva sumamente racional– sobre personas, lugares, ambientes, creencias y costumbres que influyeron en la formación del autor.

Las reflexiones además son de carácter eminentemente lírico, pues en ellas priman las imágenes, símiles, metáforas y otros recursos propios de la poesía. Dentro de este peligroso terreno de la “prosa poética”, en el que es tan fácil resbalar y caer en excesos, Susti se desempeña con bastante acierto, aunque a veces su lenguaje esté en el propio límite con lo pomposo y retórico. Pero eso son los riesgos inherentes de una propuesta como Staccatos, que rehúye los cómodos marcos genéricos para apostar por la libertad y la creatividad.

Lima de aquí a cien años

No hay comentarios:

Un futuro ya pasado

Hay varias narraciones que se disputan el título de “la primera novela peruana”, desde las los relatos “moralizantes” que publicó Pablo de Olavide en Europa, hacia finales del siglo XVIII, hasta los relatos “por entregas” que los diarios limeños publicaron desde mediados del siglo XIX. Una de estas últimas es Lima de aquí a cien años (1843), de Julián M. del Portillo (Lima, 1818-1862) que acaba de ser publicada como libro por primera vez, como parte de la Colección Bicentenario, en una edición prologada por Marcel Velázquez (Lima, 1969), uno de los mayores especialistas en literatura peruana del siglo XIX.

Como su título anuncia, Lima de aquí a… es un relato futurista en el que el protagonista ha sido “paralizado” en su “existencia terrestre” por cien años, y al despertar, en 1943, encuentra una Lima y un mundo muy diferentes. El texto está dividido en tres secciones y en dos de ellas prima la descripción, a la manera de los “cuadros de costumbres” de la época. Hay que recordar que entonces el escritor “de moda” en Lima eran Manuel A. Segura (Ña Catita es de 1845). Solo en la última sección se desarrolla una narración, una historia de amor.

Velásquez señala que esta novela “combina una perspectiva política, una visión futurista y elementos fantásticos” y que con ello cuestiona el “paradigma mimético-verosímil” que se suele atribuir a la narrativa peruana. El libro incluye además el relato “Cuzco de aquí a cien años”, de autor anónimo y escrito como respuesta a la novela de Del Portillo, una muestra de la repercusión que esta tuvo en su tiempo. Lima de aquí a cien años es un libro para especialistas en historia de la literatura y fanáticos de la ciencia ficción.

Una versión digital de la novela aquí.