Kymper

No hay comentarios:

Entre dos fuegos


Desde que encabezó el Grupo Narración (1966-1976), y especialmente desde la publicación de su monumental novela La violencia del tiempo (1991), el escritor Miguel Gutiérrez (Piura, 1940) es considerado como uno de los mayores narradores peruanos en actividad. Su más reciente novela es Kymper (Alfaguara, 2014) y cuenta la azarosa vida de un intelectual marxista que, a inicios de los años noventa, es condenado a muerte tanto por Sendero Luminoso como por el comando Rodrigo Franco.

Con esta historia, Gutiérrez pudo haber escrito un relato policial en la línea de su anterior novela Una pasión latina (2011); pero ha preferido continuar con las reflexiones acerca del activismo partidario y la violencia política en nuestro país, que inició en la ambiciosa Confesiones de Tamara Fiol (2009), libro que abarcó casi un siglo de historia. Esta nueva novela se centra más en la propia generación del autor: marxistas que en su juventud tuvieron que deslindar con el Apra y, en su madurez, con el paso a la “acción” de sus antiguos camaradas.

Así, la novela se convierte en un testimonio de los complejos debates y polémicas al interior de la izquierda durante la segunda mitad del siglo XX y aparecen, con nombres apenas cambiados, importantes personalidades del ambiente político e intelectual. Literariamente el mayor logro de Gutiérrez es haber graficado, a través del temor y la desconfianza en que vive el protagonista, la experiencia de todos los peruanos de entonces. Y aunque como en toda narración extensa (más de 600 páginas) hay algunos capítulos débiles (los relacionados con la adolescente Maya), Kymper resulta una buena novela, de lo mejor de la literatura peruana del 2014.


Bajo la sombra

No hay comentarios:

Con más de diez años ejerciendo la crítica literaria, Jack Martínez (La Oroya, 1983) es parte de la generación de críticos que se inició publicando en Internet, en su caso en la revista virtual El Hablador, de la que era uno de los responsables. Tras hacer un doctorado en Northwestern University (Illinois), Martínez ha regresado al Perú para presentar su primera novela Bajo la sombra (Animal de Invierno, 2014); la historia de Joaquín, un limeño que sobrevive dedicándose a los más extraños oficios.

Resulta inevitable adscribir este relato a la vieja tradición picaresca: las peripecias de un joven que, en su camino a la adultez va pasando de un “maestro” a otro, aprendiendo sus artes. Joaquín comienza como ayudante de un taxista que solo recoge a pasajeros ebrios, para robarles; después, de un “grafitero”, quien lo inicia en el arte de la pintura de ataúdes. Por último, entra al círculo de un delincuente mayor, el peligroso Waldo. Y en cada una de estas etapas, Joaquín está acompañado por una mujer diferente: su madre, Carola y Rocío (la hermana de Waldo).

Tras este peregrinaje está la búsqueda del padre, un intelectual que murió poco antes del nacimiento de Joaquín, dejando como herencia unas cuantas páginas de un diario (incluidas en la novela). Así, como ha señalado la crítica, los maestros de Joaquín en realidad serían alegorías de los diferentes “tipos” de intelectuales que hay en nuestro medio. Pero la brevedad de Bajo la sombra (menos de cien páginas) no permite desarrollar esta interesante propuesta –que queda apenas esbozada–, por lo que Martínez solo llega a mostrarnos a su personaje saltando de un entorno a otro, sin llegar finalmente a ninguna parte.

Obras escogidas de historia

No hay comentarios:

Continuando con su valiosa labor de difusión de las obras de escritores e intelectuales peruanos, el Fondo Editorial del Congreso, presidido por el congresista Modesto Julca Jara, acaba de publicar el libro Pablo Macera. Obras escogidas de historia (FCE, 2014), el primero de tres volúmenes que recopilarán lo más importante de la producción de este historiador. En este libro se reúnen quince de sus trabajos iniciales, ensayos escritos entre 1955 y 1968.

Como se sabe, Pablo Macera (Huacho, 1929) es el heredero de una tradición de destacados historiadores, cuyas opiniones y críticas tuvieron especial resonancia entre sus coetáneos, como en los casos de Porras y Basadre. Precisamente estos dos historiadores fueron determinantes en la formación académica de Macera, en San Marcos; a ellos se sumarían, en Francia, Bataillon y Braudel. Con esas influencias se aboca inicialmente al estudio de la difusión de las ideas de la ilustración en el Perú, como se comprueba en el primer ensayo de este libro “Tres etapas en la formación de la conciencia nacional” (1955), sobre las ideas de Bravo de Lagunas, Victorino Montero y José Baquíjano y Carrillo.

Otros de los ensayos incluidos en este libro son “Bibliotecas peruanas del siglo XVIII”, “Iglesia y economía en el Perú del siglo XVIII”, “El indio y sus intérpretes peruanos del siglo XVIII”, etc. Quedan para los dos siguientes tomos de estas Obras escogidas de historia todo el valioso trabajo que Macera realizó durante 40 años como director del Seminario de Historia Rural Andina, así como los textos de sus más conocidas obras, como Trabajos de Historia (1977), Pintores populares andinos (1979) y Las furias y las penas (1983).