Punto de fuga

gamboa
Jeremías Gamboa. Punto de fuga (Alfaguara, 2007)

Un libro presente en casi todos los recuentos de lo mejor de la literatura peruana del año pasado es Punto de fuga, ópera prima del periodista y escritor Jeremías Gamboa (Lima, 1975). Se trata de un conjunto de ocho cuentos que se pueden leer independientemente y que tienen en común una serie de personajes –todos jóvenes y limeños– que están siempre desplazándose por las más conocidas calles y lugares de la capital. Así, los relatos constituyen un interesante y original retrato de la Lima de hoy y de la forma en que sus habitantes comparten los espacios urbanos, además de ciertos problemas y obsesiones.

El protagonista de la mayoría de estos cuentos es un joven periodista encargado de escribir crónicas para una conocida revista. Su origen es humilde, hijo de un mesero de una pizzería miraflorina (como se cuenta en Nuestro nombre), pero que a pesar de ello estudió en una universidad particular y le va bien en lo económico. Este "progreso" lo lleva a mudarse a un mejor barrio, a unas cuadras del trabajo de su padre (El edificio de la calle Los Pinos) y también a convertirse en una persona solitaria, una especie de desclasado que ha perdido contacto con sus semejantes y que no es del todo aceptado en el nuevo medio en que se desenvuelve.

En el cuento María José vemos a ese joven enamorado durante años de una compañera universitaria, aunque ella solo lo ve como un amigo pobre. En Tierra prometida, el protagonista y un amigo abandonan una exclusiva discoteca, en la que no logran divertirse, para buscar mujeres más accesibles en locales nocturnos de Los Olivos y Comas. Son los mejores textos del libro aquellos que asumen de manera más directa esta temática, mientras que en otros parece primar lo pintoresco de los sucesos o de los ambientes, como en Un responso por el cine Colón y El edificio de la calle Los Pinos, respectivamente.

No podemos dejar de relacionar estas últimas opciones con la crónica periodística –Gamboa destacó en este género en la revista Somos– a pesar de que en algunos aspectos lo periodístico está reñido con lo literario. Eso es algo que se hace sentir en este libro, desde la forma en que se ha estructurado el material narrativo (acaso más apropiado para una novela) hasta el propio lenguaje, trabajado para que resulte lo más funcional y transparente posible. Los cuentos de Punto de fuga presentan a Jeremías Gamboa como un narrador de interés pero que aún necesita afianzarse en lo literario.


En internet se puede leer el cuento Un responso por el cine Colón.
Otros textos sobre Punto de fuga: Cynthia Campos, Ernesto Carlín, Alonso Cueto, José Güich, La República.
Entrevistas: Francisco Ángeles, Pedro Escribano, Ezio Neyra, Piero Peirano, Enrique Planas, Carlos Sotomayor.