El caballero tetrapaq


A pesar de que la novela sigue siendo el género literario más “vendedor” –casi todos los best sellers son novelas–, en nuestro medio las editoriales más grandes e importantes no parecen estar muy interesadas en publicar a novelistas peruanos. En consecuencia, son las editoriales más jóvenes las que actualmente animan la escena narrativa limeña, especialmente con libros de nuevos autores. Es el caso de El caballero tetrapaq, (Altazor, 2013), primera novela de Jorge Ureta (Lima, 1990), el relato del último día en la vida de un violento y radical joven limeño.

Para ese día Gary (el protagonista) tiene una lista de diez “tareas” para romper definitivamente con las personas y lugares que formaban parte de su rutina. La primera es quemar su propia casa; y la última, suicidarse. En el medio están donar todo su dinero a un vagabundo, robar una tienda, violar a la empleada del supermercado que siempre visitaba y hasta matar a un vecino. Y a medida que las va realizando, Gary comienza a ser perseguido por la policía y las cámaras de televisión. Finalmente su suicidio es visto por miles de personas.

Jorge Ureta ha ganado un premio de relatos breves y ha sido incluido en varias antologías de narrativa. A pesar de ello, se presenta a sí mismo como un “escritor autodidacta”, acaso para dejar en claro que lo suyo responde más al impulso creativo que al trabajo literario. De ahí que en El caballero tetrapaq haya tantos feísmos y errores de puntuación, o que el relato resulte un tanto disparejo. En todo caso, la novela es una interesante mirada a la vida cotidiana de los limeños y una significativa muestra de una de las tendencias en nuestra producción novelística actual.