Tres piezas no


La escritora Carmen Ollé (Lima, 1947) se hizo conocida como una de las voces emblemáticas de la agresiva poesía femenina peruana de los años ochenta. En los noventa pasó a la narrativa, conservando siempre la originalidad y el carácter polémico de su obra, con novelas como la autobiográfica ¿Por qué hacen tanto ruido? (1992) o Las dos caras del deseo (1994), una de las primeras en abordar el tema del lesbianismo. Recientemente Ollé acaba de dar el salto a otro género literario, el teatro, con Tres piezas nō (El gato descalzo, 2013).

El nō es una forma dramática japonesa, que alcanzó su mayor desarrollo en el siglo XVII y que mantiene hasta hoy una cierta vigencia. Se trata de breves dramas líricos, con una estructura rígida y fuerte carga simbólica. Ollé toma este género con bastante libertad, adaptándolo a las historias que intenta narrar: la de Hilaria, una campesina asesinada por su propio esposo; la de Pilar Dughi (Lima, 1956- 2006), talentosa narradora muerta prematuramente; y la de Élmer, un joven limeño víctima de la violencia urbana.

Por su intensidad y fuerte temática, “Hilaria”, resulta la mejor de estas Tres piezas nō, aunque es evidente que el texto todavía necesita pulirse un poco (en general, el libro presenta varios problemas de “edición”), especialmente en lo que respecta al manejo de los símbolos y a ciertas caídas en lo panfletario. Por su aspecto testimonial, no deja de tener interés “Melancolía”, el drama inspirado en Dughi (con quien Ollé tuvo una amistad muy cercana), pues se incluyen valiosos datos sobre las costumbres, lecturas e ideas de esta escritora, y hasta algunos de los “secretos” detrás de sus obras más reconocidas.