La maravillosa vida breve de Óscar Wao

diaz
Junot Díaz. La maravillosa vida breve de Óscar Wao (Mondadori, 2008)

Junot Díaz nació en República Dominicana, en 1968, pero desde los seis años vive Estados Unidos. Su primer libro Drown (1996, cuentos), escrito en un inglés plagado de términos propios del español dominicano, lo llevó a ser considerado como uno de los más importantes escritores norteamericanos de la actualidad. Díaz tomó esa fama con calma y trabajó casi una década en su siguiente obra, la novela The Brief Wondrous life of Oscar Wao, publicada el año pasado y que ha obtenido los premios Pulitzer y National Books CircleAward. Traducida hace poco al español, La maravillosa vida breve de Óscar Wao ya esta circulando en nuestro medio.

Díaz cuenta en este libro la historia de Óscar, un joven de origen dominicano que vive en Paterson (Nueva Jersey). Óscar es moreno, obeso y un “nerd” a carta cabal: obsesionado con la ciencia ficción y los videos juegos, casi no tiene amigos y menos amigas, al punto que su gran temor es convertirse en el primer dominicano en morir virgen. A pesar de ello, siempre está perdidamente enamorado de alguna mujer imposible para él. Díaz narra las desventuras de este personaje con un deslumbrante sentido del humor y un lenguaje que mantiene el ritmo y la gracia del “spanglish” hablado por los latinos en Norteamérica.

La unión de humor, ironía, oralidad y talento literario debe ser lo que más ha llamado la atención de la crítica en su país; pero a los lectores peruanos esa combinación los remitirá irremediablemente a la narrativa de Alfredo Bryce, en especial por los enamoramientos del protagonista: Óscar incluso intenta suicidarse por una decepción amorosa. En todo caso, Díaz sería una especie Bryce puesto de cabeza: mientras que los personajes del peruano suelen ser de clase alta y con un aristocrático “buen gusto”, los de Díaz son casi seres marginales que viven inmersos en la cultura de masas: películas, series de televisión, música pop. El libro se inicia con una cita de Stan Lee, un diálogo de Los cuatro fantásticos, que anuncia la importancia que estos referentes tienen en el imaginario de los personajes.

Además de la vida de Óscar, la novela cuenta la de tres generaciones de su familia, remontándose hasta la República Dominicana de la dictadura de Rafael Trujillo (1930-1952). Díaz relata en clave humorística, aunque sin escatimar los detalles más terribles, los excesos y abusos que soportaron los dominicanos en aquella época. Uno de los capítulos centrales está dedicado a Abelard Cabral, el abuelo de Óscar, quien entre 1944 y 1946 vivió una experiencia similar a la de Agustín Cabral en La fiesta del chivo, la novela de Mario Vargas Llosa: Trujillo, famoso por sus lujuriosos caprichos, quiere tener relaciones sexuales con la hija adolescente de Cabral. A diferencia del vargasllosiano, este Cabral no cede al capricho del dictador, originando así la terrible maldición (el “fukú”) que marca a todos sus descendientes.

La forma en que estos dos narradores han afrontado esta historia muestra las diferencias entre la modernidad y la posmodernidad. Vargas Llosa, no obstante sus audacias técnicas y estructurales, se centra en el “sacrificio” de la hija por parte del padre, casi como si se tratara de una tragedia griega. Díaz integra esta anécdota a su divertida saga familiar, vinculándola con un episodio de la serie televisiva La dimensión desconocida, comparando constantemente a Trujillo con Sauron (el oscuro personaje de El señor de los anillos), apelando a mitos ancestrales dominicanos y, por supuesto, aludiendo reiteradamente a la novela de Vargas Llosa.

A pesar de ciertos desbalances (la historia de Óscar pierde importancia ante las de sus parientes) y lo repetitivo de algunos recursos, La maravillosa vida breve de Óscar Wao es una muy buena novela, que merece todos los reconocimientos y premios que ha obtenido. Díaz ha sabido unir lo posmoderno, la historia y el verdadero trabajo literario; toda una lección para aquellos escritores que intentan ser actuales copiando descaradamente temas y personajes del cine o la televisión.
(Artículo publicado previamente en La Primera)

Se pueden leer fragmentos de la novela en Casa del libro y El Cultural.
Otros textos sobre La maravillosa vida breve de Óscar Wao: Frank Báez, Nuria Barrios, Cristina Castrillón, El Confidencial, José Antonio Gurpegui, Julio Ortega, Asima Saad.

8 comentarios:

LuchinG dijo...

Hasta el título se parece a uno de Bryce. ¿Será a prósito?

Anónimo dijo...

Es una obra genial, la pura realidad de un dominicano en E.E.U.U.Es una obra que te atrapa desde el inicio hasta el final.
Tiene un humor puramente dominicano y eso la hace especial porque representa nuestra cultura a nivel internacional.

Inedito dijo...

Es una de las mejores novelas comtenporaneas dominicana.Muy buena narativa.

Anónimo dijo...

Soy dominicano. Leer este libro me dio asco. Asco en todo el sentido de la palabra. De la unica manera en que puedo comprender que esto haya ganado algun premio es que sea una burla. Debe de ser una burla!!!

Anónimo dijo...

Hola que tal. Soy peruano y desde que se publicó un artículo referido al libro en el diario "El Comercio" quise leerlo. Mas, no he podido conseguirlo por ningún lado y lo he buscado arduamente. Si, por favor, algún peruano sabe donde lo venden, contesteme por este medio o escribanme a mi correo: mitrovo30@hotmail.com
muchas gracias de antemano.

Mercedes dijo...

Hola! Soy de Argentina, y hemos armado un book club, en el cual vamos a leer este libro, la verdad buenísima tu crítica!
Visita nuestro blog
cafecacao-bookclub.blogspot.com/
Saludos!
Mer

Isabel dijo...

Yo recien lo lei en ingles. En unos dias, Sr. Diaz va a dar un discurso en Nueva Orleans.

No me gusto las partes en que la gente con sangre negra le hacien la vida impossible.

Isabel

Daniel Martínez dijo...

Muy buen libro, soy del país de pinochet(Chile) y no conocía a trujillo. Muy bien armada la historia, me gusto la forma en como se da a conocer a la familia, sobre todo al pobre abelard y la vida de su madre hypatia... muy valiente Óscar.

Saludos desde Chile