Enrique Carrillo. Obras reunidas

carrillo
Enrique A. Carrillo (Cabotin). Obras reunidas (PUCP, 2007)

Cronista muy leído en su tiempo, Enrique A. Carrillo (Lima, 1876-1936) es más conocido por el seudómino de "Cabotín" (bufón en francés), con el que firmaba sus artículos en las revistas Mundial, Actualidades y La Razón. Además, escribió una valiosa obra literaria que incluye la novela Cartas de una turista (1905), considerada entre las precursoras del género en nuestro país. Toda la producción literaria y periodística de este autor, uno de los más claros representantes del modernismo peruano, ha sido recopilada en Enrique A. Carrillo. Obras reunidas.

Carrillo fue, antes que nada, un excelente prosista, de los mejores de su tiempo. Su talento y sólida formación literaria se pueden comprobar, por ejemplo, en el prólogo que escribió para el poemario La canción de las figuras (1916) de su amigo José María Eguren. Pero, como indica su seudónimo, los temas serios o académicos no eran sus preferidos: "En dos grandes preocupaciones se concentra la atención general: la guerra europea y la crisis económica... en mi modestia no me atrevo a competir con ellas", escribió en 1914, en una crónica dedicada a la forma de vestirse y los modales de los jóvenes en los cines limeños.

Así, sus crónicas, reunidas en el libro Viendo pasar las cosas (1915) –título de su columna periodística– dejan de lado los grandes temas para abocarse a los pequeños detalles de la vida cotidiana, especialmente de la vida de las limeñas: Fiesta de caridad, Emancipadas, Las presidentas del Perú, El día de una limeña son algunos de sus títulos. Carrillo sabía que la mayoría de sus lectores eran mujeres y hasta iniciaba algunos de sus artículos dirigiéndose a ellas: "Amigas mías...". También es esencialmente "femenina" Cartas de una turista, novela compuesta de doce extensas cartas que Gladys, una joven inglesa que busca novio en el entonces exclusivo balneario de Chorrillos, le escribe a su amiga Annie.

Con edición y prólogo del investigador y crítico Miguel Ángel Rodríguez Rea, estas Obras reunidas de Carrillo comprenden los dos libros ya mencionados, el poemario Ápice (1930) y recopilaciones de textos no publicados en libros: cuentos, ensayos literarios, poemas, crónicas, género que ocupa la mitad de las 800 páginas del volumen. Un agradable encuentro con un autor que vivió de espaldas a la economía, la guerra y también (como ha señalado Abelardo Oquendo) la inmortalidad literaria, la misma que hubiera podido alcanzar de no haber optado por lo efímero y leve de la crónica periodística.


Otros textos sobre Obras reunidas de Enrique A. Carrillo: Diario Correo, Abelardo Oquendo, Marcel Velázquez.