La voluntad del molle

pacheco

Karina Pacheco. La voluntad del molle (San Marcos, 2006)

Doctora en Antropología y docente universitaria, Karina Pacheco (Cusco, 1970) ha hecho un auspicioso debut literario con La voluntad del molle, una extensa novela que une el dramatismo con la reflexión social. Es la historia de las hermanas Elena y Elisa quienes descubren, a la muerte de su madre, un baúl con cartas y documentos que revelan una serie de secretos familiares y la existencia de un hermano materno (Javier) del que ellas nada sabían. Al ir tras las huellas de ese hermano descubrirán toda la injusticia y la violencia –Javier fue militante senderista y murió muy joven– que rodean al amable mundo cusqueño en que viven.

Como señala Gustavo Faverón en su antología Todas las sangres, en las ficciones narrativas los personajes subversivos suelen partir de una "filiación natural problemática" para llegar al "precipicio de la afiliación" partidaria. La voluntad del molle desarrolla solo la primera parte del proceso –el problemático origen de Javier– en clave melodramática, poniendo siempre en relieve las emociones de las protagonistas. El mayor acierto de Pacheco es la incorporación a este relato, y sin que pierda su carácter de melodrama eminentemente femenino, de una diversidad de temas a través de las historias de personajes secundarios como la tía Julia (racismo), la abuela Gema (prejuicios y autoritarismo) o la anciana Matilde (pobreza extrema).

Con este recurso se logra superar los problemas de otras novelas que han abordado la violencia política desde el melodrama, como La hora azul de Alonso Cueto. Casi sin personajes secundarios, Cueto multiplica los roles de sus protagonistas, llegando a hacer que en esa novela padre e hijo se enamoren de una misma mujer. Pacheco evita esos retorcimientos de la trama y también los excesos costumbristas; y a pesar de ambientar su novela en el Cusco no abusa de los elementos de "color local" (fiestas tradicionales, lugares turísticos), abundantes en otras novelas de temática similar.

Al tratarse de la primera obra de una autora casi sin antecedentes literarios, la novela no deja de presentar algunas debilidades: Javier se aproxima demasiado al estereotipo del senderista como "resentido social", tal como lo ha descrito el sociólogo Félix Reátegui; hay algunos errores e imprecisiones en lo que respecta al lenguaje. No obstante esos detalles, La voluntad del molle es un buen primer libro, una novela sobre la violencia política por lo menos equiparable con las premiadas La hora azul y Abril rojo.

.