El secreto de Machu Picchu


Ernesto Cardenal. El secreto de Machu Picchu (Universidad Alas Peruanas, 2005)

Sacerdote y militante político, Ernesto Cardenal (Nicaragua, 1925) es más reconocido por su obra poética, entre las más importantes e influyentes de la literatura hispanoamericana del siglo XX. Está considerado como uno de los introductores del coloquialismo y la narratividad (además de la influencia anglosajona y la perspectiva marxista) en la poesía de esta parte del continente. El poeta visitó el Perú hace poco, para recibir el Doctorado Honoris Causa que le otorgó la Universidad Alas Peruanas. En esa ocasión se presentó además El secreto de Machu Picchu (UAP, 2005), libro que contiene los principales poemas que Cardenal ha dedicado al mundo incaico.

Interesado desde siempre en las culturas indígenas –lo que se manifestó en su Homenaje a los indios americanos (1969)-, Cardenal llegó a nuestro país por primera vez en la década del 60, como parte de un viaje para conocer de cerca las diversas tentativas revolucionarias (Cuba, Perú, Chile) que se estaban produciendo entonces en el continente. En esa experiencia está basado El secreto de Machu Picchu, extenso poema incluido en este libro (y que le da título), en el que se hacen menciones específicas a ese contexto político: “Cuando me vi con Velasco no me atreví a decírselo... ”, “había una vasta Reforma Agraria / anunciada en grandes cartelones en las carreteras de los Andes”.

Los referentes cotidianos se entretejen en el discurso poético con la historia de la ciudadela escondida durante cuatro siglos (“Ha sido el secreto mejor guardado del mundo”), las descripciones de ritos y costumbres andinas, el análisis de sus mitos (desde Manco Cápac hasta Inkarrí) y las reflexiones de Cardenal, siempre preocupado por la justicia social y la reivindicación de los más pobres. El resultado es lo que entonces se denominaba “poema total”, uno de los paradigmas literarios de nuestras generaciones poéticas del 60 y 70. Incluso el iconoclasta y polémico grupo Hora Zero tomó su nombre de una obra de Cardenal: Hora 0 (1960).

También en lo formal el poema total muestra una gran diversidad de elementos, desde las imágenes y símiles literarios hasta los datos más prosaicos. Eso se hace evidente en Economía de Tahuantisuyo, el otro poema que conforma el libro y que reflexiona acerca del hecho de que los incas no tuvieron monedas: “No tuvieron dinero / y nadie se moría de hambre en todo el Imperio... No tuvieron dinero / Nunca se vendió a nadie”. Se trata de un heterogéneo collage que incorpora expresiones coloquiales, arengas políticas, noticias y hasta datos económicos: “El mercado de valores sufrió hoy su baja más pronunciada / U. S Steel 3.1 a 322.5, Base Metals, 42 a 70.98...”

El crítico Ricardo González Vigil, autor del prólogo del libro, señala que esta diversidad de elementos produce “un expresivo montaje que demanda una lectura integradora de los recursos de la prosa y el verso”, a la vez que enfatiza la influencia de Ezra Pound en la poesía de Cardenal. La conclusión de RGV es que el lenguaje “poundiano-cardenalino” encuentra en estos poemas “dos plasmaciones excelentes”. Compartimos su análisis, pero no su entusiasmo, pues tanto El secreto... como Economía... resultan textos demasiado cercanos al panfleto político (a su populismo y maniqueísmo) que no suelen ser considerados entre lo mejor de la poesía de Cardenal.

Hay que destacar la esmerada edición de este libro, hecha por la Universidad Alas Peruanas. Se trata de un volumen en formato grande, con los textos ocupando solo las páginas impares, pues en las pares se reproduce una serie de fotografías de personas, paisajes, objetos y monumentos históricos propios del mundo andino; imágenes todas pertenecientes al archivo del reconocido fotógrafo Carlos Domínguez. El secreto de Machu Picchu es un testimonio y merecido homenaje a Ernesto Cardenal, quien a sus ochenta años de edad sigue siendo uno de los más respetados y admirados poetas latinoamericanos.

1 comentario:

Javier Agreda dijo...

Ernesto Cardenal

ECONOMIA DE TAHUANTINSUYU

No tuvieron dinero
el oro era para hacer la lagartija
y NO MONEDAS
los atavíos

que fulguraban como fuego

a la luz del sol o las hogueras
las imágenes de los dioses
y las mujeres que amaron
y no monedas
Millares de fraguas brillando en la noche de los Andes
y con abundancia de oro y plata
no tuvieron dinero
supieron
vaciar laminar soldar grabar
el oro y la plata
el oro: el sudor del sol
la plata: las lágrimas de la luna
Hilos cuentas filigranas
alfileres
pectorales
cascabeles
pero no DINERO
y porque no hubo dinero
no hubo prostitución ni robo
las puertas de las casas las dejaban abiertas
ni corrupción Administrativa ni desfalcos
--cada 2 años
daban cuenta de sus actos en el Cuzco
porque no hubo comercio ni moneda
no hubo
la venta de indios
Nunca se vendió ningún indio
Y hubo chicha para todos

No conocieron el valor inflatorio del dinero
su moneda era el Sol que brilla para todos
el Sol que es de todos y a todo hacer crecer
el Sol sin inflación ni deflación: Y no
esos sucios "soles" con que se paga al peón
(que por un sol peruano te mostrará sus ruinas).
Y se comía 2 veces al día en todo el Imperio.


Y no fueron los fiancistas

los creadores de su mitos


Después fue saqueado el oro de los templos del Sol
y puesto a circular en lingotes
con las iniciales de Pizarro
La moneda trajo los impuestos
y con la Colonia aparecieron los primeros mendigos
El agua ya no canta en los canales de piedra
las carreteras están rotas
las tierra secas como momias

como momias

de muchachas alegres que danzaron
en Airiway (Abril)
el mes de la Danza del Maíz Tierno
ahora secas y en cuclillas en Museos

Manco Capac! Manco Capac!
Rico en virtudes y no en dinero
(Manejo: "virtud", "Capcj: "rico")
"Hombre rico en virtudes"
Un sistema económico sin MONEDA
la sociedad sin dinero que soñamos
Apreciaban el oro pero era
como apreciaban también la piedra rosa o el pasto
y lo ofrecieron de comida
como pasto
a los caballos de los conquistadores
viéndolos mascar metal (los frenos)
con sus espumosas bocas

No tuvieron dinero
y nadie se moría de hambre en todo el Imperio
y la tintura de sus ponchos ha durado 1.000 años
aun las princesas hilaban en sus husos
los ciegos eran empleados en desgranar el maíz
los niños en cazar pájaros
MANTENER LOS INDIOS OCUPADOS

era un slogan inca

trabajaban los cojos los mancos los ancianos
no habían ociosos ni desocupados
se daba de comer al que no podía trabajar
y el inca trabajaba pintando y dibujando
A la caída del Imperio

el indio se sentó en cuclillas

como un montón de cenizas
y no ha hecho nada sino pensar
indiferente a los rascacielos
a la Alianza para el Progreso

¿Pensar? Quién sabe

El constructor de Macchu Picchu
en casa de cartón

y latas de Avena Quaker


El tallador de esmeraldas hambiento y hediondo
(el turista toma su foto)
Solitarios como cactus
silenciosos como el paisaje --al fondo-- de los Andes

Son cenizas

son cenizas
que avienta el viento de los Andes
Y la llama llorosa cargada de leña
mira mudamente el turista
pegada a sus amos.

No tuvieron dinero
Nunca se vendió a nadie
Y no explotaron a los mineros
PROHIBIDA
la extracción del mercurio de movimientos de culebra

(que daba temblores a los indios)

Prohibida la pesca de perlas
Y el ejército no era odiado por el pueblo
La función del Estado
era dar de comer al pueblo
La tierra del que la trabajaba
Y no del latifundista
Y las Pléyades custodiaban los maizales
Hubo tierra para todos
El agua y el guano gratis
(no hubo monopolio de guano)
Banquetes obligatorios para el pueblo
Y cuando empezaban las labores del año
con cantos y chicha se distribuían las tierras
y al son del tambor de piel de tapir
al son de la flauta de hueso de jaguar
el Inca abría el primer surco con su arado de oro.

Aun las momias se llevaban su saquito de granos
para el viaje del más allá

Hubo protección para los animales domésticos
legislación para las llamas y vicuñas
aun los animales de la selva tenían su código
(que ahora no lo tienen los Hijos del Sol)

De la Plaza de la Alegría en el Cuzco

(el centro del mundo)

partían las 4 calzadas
hacia las 4 regiones en que se dividía el Imperio
"Los Cuatro Horizontes"
TAHUANTINSUYO

Y los puentes colgantes

sobre ríos rugientes
carreteras empedradas
caminitos serpenteantes en los montes
todo confluía
a la Plaza de la Alegría en el Cuzco

el centro del mundo

El heredero del trono
sucedía a su padre en el trono
MAS NO EN LOS BIENES
¿Un comunismo agrario?
Un comunismo agrario
"EL IMPERIO SOCIALISTA DE LOS INCAS"
Neruda: no hubo libertad

sino seguridad social

Y no todo fue perfecto en el "Paraíso Incaico"
Censuraron la historia contada por nudos
Moteles gratis en las carreteras
sin libertad de viajar
¿Y las purgas de Atahualpa?

¿El grito del exilado

en la selva amazónica?

El Inca era dios

era Stalin

(Ninguna oposición tolerada)
Los cantores sólo cantaron la historia oficial
Amaru Tupac fue borrado de la lista de reyes
Pero sus mitos

no de economistas!


La verdad religiosa

y la verdad política

eran para el pueblo una misma verdad
Una economía con religión
las tierras del Inca eran aradas por último
primero las del Sol (las del culto)
después las del pueblo

y las tierras del Inca aradas por último


Un imperio de ayllus
ayllus de familias trabajadoras
animales vegetales minerales
también divididos en ayllus
el universo entero todo un gran Ayllu
(y hoy en vez del ayllu: los latifundios)
No se podría enajenar la tierra
Llacta mama (la tierra) era de todos
Madre de todos

Las cosechas eran hechas con cánticos y chicha
hoy hay pánico en la Bolsa por las buenas cosechas
--el Espectro de la Abundancia--
AP, NUEVA YORK,

(en la larga tira de papel amarillo)

AZúCAR MUNDIAL PARA ENTREGAS FUTURAS BAJó HOY LAS VENTAS FUERON INFLUIDAS POR LA BAJA DE PRECIOS EN EL MERCADO EXPORTADOR Y POR LAS PREDICCIONES DE QUE LA PRODUCCION MUNDIAL ALCANZARA UNA CIFRA SIN PRECEDENTES
como estremece también a la Bolsa
el Fantasma de la Paz
tiembla el teletipo
EL MERCADO DE VALORES SUFRIó HOY SU BAJA MAS PRONUNCIADA U.S. STEEL 3.1 A 322.5, BASE METALS 42 A 70.98 MC1-38AES
(en la larga tira amarilla)

Ahora
la cerámica está desteñida y triste
el carmín del achiote
ya no ríe en los tejidos
el tejido se ha hecho pobre
ha perdido estilo
menos hilos de trama por pulgada
y ya no se hila el "hilo perfecto"
Llacta mama (la Tierra) es de los terratenientes
está presa en el Banco la mariposa de oro
el dictador es rico en dinero y no en virtudes
y qué melancólica
qué melancólica la música de los yaravíes
A los reinos irreales de la coca
o la chicha
confinado ahora el Imperio Inca
(sólo entonces son libres y alegres y hablan fuerte
y existen otra vez en el Imperio Inca)

En la Puna

una flauta triste

una

tenue flauta como un rayo de luna
y el quejido de una quena
como un canto quechua

Chuapi punchapi tutayaca

("anocheció en mitad del día")

pasa un pastor con su rebaño de llamas
y tintinean las campanitas
entre las peñas

que antaño fueron

muro pulido


¿Volverá algún día Manco Capac con su arado de oro?
¿Y el indio hablará otra vez?
¿Se podrá

reconstruir con estos tiestos

la luminosa vasija?

¿Trabar otra vez

en un largo muro

los monolitos

que ni un cuchillo quepa en las junturas?
Que ni un cuchillo quepa en las junturas
¿Reestablecer las carreteras rotas

de Suramérica

hacia los Cuatro Horizontes

con sus antiguos correos?

¿Y el universo del indio volverá a ser un Ayllu?

El viaje era al más allá y no al Museo
pero en la vitrina del Museo
la momia aún aprieta en su mano seca
su saquito de granos.