Buscando un Inca

Alberto Flores Galindo. Buscando un Inca (Sur, 2005)

Alberto Flores Galindo (1949-1990) fue uno de los intelectuales peruanos más influyentes y respetados de su generación. De formación marxista, sus reflexiones, que marcaron toda una época de las ciencias sociales peruanas, fueron lamentablemente interrumpidas por su prematura muerte, a los cuarenta años de edad. De su valioso legado destaca nítidamente el ensayo Buscando un Inca (1986), que obtuviera el entonces prestigioso Premio Casa de las Américas. Ampliado y corregido posteriormente por el propio autor, Buscando un Inca. Identidad y utopía en los Andes (Sur, 2005) acaba de ser publicado nuevamente como parte de las Obras Completas de Alberto Flores Galindo.

La llegada de los españoles en el siglo XVI y el proceso de la conquista fueron vividos como un verdadero cataclismo por los habitantes de los Andes. No sólo perdieron a su máxima autoridad y un orden político; también su religión, su cultura y sus costumbres se transformaron radicalmente. Lo injusto y cruel del nuevo sistema (la población se redujo a menos de la décima parte), hizo que poco a poco se fuera idealizando el pasado incaico. De ahí que los movimientos que intentaron rebelarse contra la autoridad española estuvieran encabezados por personas que se llamaban a sí mismos "Incas", y que en su discurso anunciaban la restauración del Imperio y su orden social.

En los doce ensayos que constituyen Buscando un Inca se sigue el devenir histórico de este pensamiento utópico, que pasó a convertirse en una parte importante de la propia identidad andina. Desde la rebelión de Juan Santos Atahualpa (1742) -analizada en La chispa y el incendio- hasta la violencia política de las últimas décadas (La guerra silenciosa), Flores Galindo se aproxima al imaginario colectivo que está en la base de este tipo de movimientos. Lo mismo hace en La revolución tupamarista y los pueblos andinos, Soldados y montoneros (sobre la guerra de independencia), El horizonte utópico (sobre las rebeliones en los andes durante la década de 1920), entre otros.

Además de estudiar con lucidez y rigor datos históricos de todo tipo, Flores Galindo se aproxima a este pensamiento utópico desde la literatura, el arte y hasta el psicoanálisis. Esa apertura y libertad intelectual (a pesar de la sólida perspectiva marxista del autor) sumadas a una muy buena prosa, le dan al conjunto un vuelo ensayístico poco común en nuestro medio. Como muestra están los ensayos Los sueños de Gabriel Aguilar, lectura psicoanalítica de los sueños del rebelde cusqueño ajusticiado en 1805; El Perú hirviente de estos días, que revisa nuestra historia reciente a la luz de la obra literaria de José María Arguedas; y la aproximación al racismo en República sin ciudadanos.

Por supuesto, no faltan los aspectos polémicos en el libro, y en especial los enfrentamiento con las propuestas ultraliberales y "modernas" de Mario Vargas Llosa, otro de los más influyentes intelectuales peruanos de hoy. Tanto en la interpretación de la obra de Arguedas como de la violencia subversiva, las conclusiones de ambos son completamente opuestas. Sin embargo, en las páginas que MVLL dedica en La utopía arcaica (1996) a Buscando un Inca, lo califica de "un hito en la historia del indigenismo", destacando el rigor, la objetividad histórica y "el juicio lúcido y penetrante de un espíritu que ejercita su quehacer intelectual sin demasiadas orejeras ideológicas".

A dos décadas de su aparición, el libro no ha perdido validez ni vigencia, precisamente por esa lucidez y espíritu crítico: "escribir sobre la utopía andina no significa considerar que ella es necesariamente válida o querer postularla como alternativa al presente" dice el epílogo, añadido en la edición de 1987. Buscando un Inca es no sólo una de las reflexiones más importantes acerca de la identidad, la historia y la sociedad peruana; también el libro más logrado y representativo de la breve pero valiosa obra de Alberto Flores Galindo.