Del amor y la alegría

La poesía de Edgardo Rivera Martínez


Reconocido como uno de nuestros más importantes escritores de la actualidad, Edgardo Rivera Martínez (Jauja, 1933) fue durante muchos años un autor apreciado y celebrado sólo por una minoría, pues sus primeros libros (conjuntos de cuentos en su mayor parte) se publicaban en ediciones limitadas y de escasa circulación. Eso cambiaría a partir de dos obras fundamentales: Ángel de Ocongate y otros cuentos (1986) y País de Jauja (1993), novela que fue elegida, en una encuesta entre escritores, como “el libro de narrativa más importante de la década del noventa”. Y aunque la crítica ha señalado numerosas veces las cualidades poéticas de esta narrativa, recién hoy (a los 82 años de edad) Rivera Martínez ha reunido su obra poética en el libro: Del amor y la alegría y otros poemas (Hipocampo, 2015).

Son 25 los poemas aquí reunidos, divididos en tres secciones claramente diferenciadas. La primera es “Casa de Jauja” y remite a los ambientes, situaciones y temas de novelas como País de Jauja y Libro del amor y de las profecías (1999). En ellos el “yo poético” regresa a la casa donde vivió su infancia, y las habitaciones y objetos desencadenan sus recuerdos personales y reflexiones acerca de su propia identidad, formada en la confluencia de las tradiciones andinas con lo mejor de la cultura occidental. “Sé que en el estudio/ me aguardan el diario,/ mis cuadernos, mis apuntes,/ el gorro cretense,/ y la flauta de Ayaviri…/ Es hermoso todo” dice a manera de conclusión el último poema de esta serie, que fue publicada originalmente en una plaquette en 1980.

La segunda sección es “Elementos” y está conformada por textos breves, inspirados en objetos y elementos “extraños” (por su origen, nombre o cualidades), que el autor integra a su imaginería poética. “Aldebarán,/ soliloquio de la noche/ en su hermetismo./ Espira, instante/ en sí mismo detenido…”, dice uno de estos poemas, dedicado a la estrella Alderabán, la más brillante de la constelación Tauro. En estos textos, publicados originalmente en 2009, el autor alcanza su mayor libertad y creatividad poéticas.

Por último, la tercera sección es “Del amor y la alegría”, un conjunto de emotivos poemas (inéditos hasta hoy), centrados en la búsqueda de la felicidad a través de la relación conyugal. A la vez que un agradecido testimonio del amor de Edgardo por su esposa Betty (también escritora), estos textos son una vibrante celebración de la vida: “Abrirnos al aire,/ a la luz, al agua, a la pureza./ Mirar una gota de rocío,/ tan clara, tan feliz,/ en su transparencia”.

En conjunto, Del amor y la alegría y otros poemas constituye un breve pero intenso recorrido por el universo literario de Rivera Martínez. No solo está presente la ciudad de Jauja y su “mestizaje feliz”, también lo extraño y fantástico —como en los libros de relatos Ciudad de fuego (2000) y Danzantes de la noche y de la muerte (2006)—; y hasta los recuerdos y sentimientos más personales e íntimos del autor. Un libro que, desde la poesía, complementa la extensa y valiosa obra narrativa y ensayística de este entrañable escritor.