El análisis de la poesía


Surgido en la eclosión de poetas peruanos de los años sesenta y setenta, Enrique Verástegui (Cañete, 1950) fue el más imaginativo y talentoso de esos jóvenes escritores. Su primer libro, En los extramuros del mundo (1971) ha sido reeditado numerosas veces y es todo un hito dentro de nuestra poesía, especialmente destacable por la juventud del autor. Y a partir de su ambicioso y extenso poemario Ángelus Novus (1989), la crítica comenzó a considerarlo como uno de los mayores poetas peruanos del siglo XX. Lamentablemente, diversas crisis personales hicieron que su producción literaria decayera en forma notoria. En los últimos meses se han publicado dos libros de ensayos literarios de Verástegui que grafican bien los dos momentos de su obra, el esplendor y la caída: una reedición de El motor del deseo (1987) y El análisis de la poesía (2015).

Aunque se publica por primera vez, El análisis de la poesíaIntroducción a la Cienciasofía (Bracamoros, 2015) tiene su origen a inicios de los noventa, cuando el poeta fue invitado a dar tres conferencias en un centro cultural limeño. Estos textos han sido recuperados recientemente y reunidos en este libro. Se trata de tres ensayos en los que Verástegui vuelve a analizar el fenómeno poético, como hizo en El motor del deseo, pero desde otras tres perspectivas distintas: como instrumento de conocimiento (en la sección “Poema, poesía y poeta”), como encadenamiento de imágenes (“Poema y metáfora; una realidad autónoma”) y como construcción verbal (“Poesía: música verbal y estructura).

Lamentablemente, no encontramos en este libro el brillo intelectual o poético de El motor... Los problemas comienzan por la propia decisión de los editores de transcribir literalmente las conferencias, a pesar de que (como se puede comprobar fácilmente) se trataba de discursos “improvisados”, sin el respaldo de un texto escrito. Por ello, el libro está lleno de imprecisiones y las reflexiones derivan casi aleatoriamente de un tema a otro, siempre tratados de una manera superficial. El análisis de la poesía no aporta nada a lo ya publicado por Verástegui; por el contrario, perjudica al conjunto de su obra. Alguien debería asesorar al poeta para que no caiga en aventuras editoriales de este tipo.