Nuevas batallas


Hace algunos meses comentamos acerca de la madurez alcanzada por Willy Gómez Migliaro (Lima, 1968), uno de los mejores poetas peruanos de la generación del noventa. A partir de Moridor (2010), está usando la poesía como vehículo para una serie de reflexiones, serias y rigurosas, sobre los más importantes temas, tanto personales como sociales. Su más reciente libro es Nuevas batallas (Arteidea, 2014), un conjunto de poemas en el que la interpretación de la “guerra” como enfrentamiento inevitable ante las diferencias humanas, complementa el análisis de la sociedad peruana iniciado en Construcción civil (2013).

El libro comienza con imágenes que manifiestan la hostilidad en que vivimos los peruanos, desde la “geografía accidentada” hasta las cotidianas “escenas de violencia” y las “heridas” históricas. Después de ello, a partir del segundo poema, se aborda la violencia política: “Casi veinte años / una maquinaria de guerra desvió su lucha fundamentalista…”. Son los textos más intensos de un poemario que también critica otras formas de violencia, incluyendo la doméstica contra la mujer (la “Isis Prometea” que aparece en diversos poemas) y la de los enfrentamientos deportivos (en el fútbol, por ejemplo).

Como en sus anteriores libros, en Nuevas batallas Gómez Migliaro elabora un discurso poético en el que, sin dejar de lado las reflexiones temáticas, el propio lenguaje (en el que se mezclan lo coloquial y lo retórico, la cultura popular y las alusiones literarias) es llevado a sus límites de expresividad. Y, como suele suceder en la mejor poesía, algunas veces incluso más allá; por lo que algunos versos, sin perder calidad, resultan hasta cierto punto herméticos.