Un asunto sentimental



Con cuatro buenas novelas publicadas en la década pasada, Jorge Eduardo Benavides (Arequipa, 1964) es ya uno de los más importantes narradores peruanos de la actualidad. Y si bien su especialidad son los vargasllosianos retratos de momentos cruciales de nuestra historia –la década de los ochenta en Los años inútiles (2002), la dictadura militar de Velasco en Un millón de soles (2007)– Benavides muestra su versatilidad en su nueva novela, Un asunto sentimental (Alfaguara, 2012), una peculiar historia de amor ambientada en trece ciudades de tres continentes.

Los protagonistas son Jorge Benavides (alter ego del autor) y Dinorah Manssur, una pareja de peruanos vinculados al mundo académico y de las grandes editoriales europeas. Ellos viven un breve romance y luego, por un malentendido, ella desaparece. A partir de entonces Benavides la busca por todo el mundo, entrevistándose para ello con los amigos en común, entre los que figuran reconocidos escritores de habla hispana. Con ellos, la trama comienza a tener giros metaliterarios, al punto que llega a confundirse con una novela de Albert Cremades, un personaje ficticio.

Como en anteriores entregas de Benavides, resulta fácil encontrar el modelo vargasllosiano del relato: Travesuras de la niña mala (2006). No solo vemos al protagonista buscando a su enigmática amada por las ciudades más “literarias” (Venecia, Nueva York, París, Lima, etc.), sino que hasta la misma realidad aparece siempre en el relato “contaminada de ficción”, como se afirma en la última página. No obstante Un asunto sentimental no desmerece ante el modelo, lo que confirma la calidad y madurez alcanzadas por la narrativa de Jorge Eduardo Benavides.


Se pueden leer las primeras páginas de Un asunto sentimental en Prisa Edidiones