Sonetos a Orfeo

Tras 15 años de trabajo constante, la colección “El manantial oculto” parece haber concluido sus labores. Los 83 libros publicados son un gran logro para el Rectorado de la Universidad Católica, impulsor del proyecto, y para el poeta y crítico Ricardo Silva-Santisteban, su director. Como se sabe, esta colección ha estado dedicada a la difusión de lo mejor de la literatura peruana y universal; especialmente de la poesía más elevada y valiosa, pero también la más difícil y hermética. Por ello no debe sorprender que las últimas entregas de EMO sean Sonetos a Orfeo de Rilke y Poemas de Milosz.

Rainer Maria Rilke (1875-1926) es considerado uno de los poetas fundamentales de la literatura alemana del siglo XX. Simbolista más bien tardío, es autor de una obra en la que se unen el virtuosismo formal con la búsqueda de la trascendencia espiritual (metafísica, religiosa). Los Sonetos a Orfeo (1923) pertenecen a su etapa de madurez y es un conjunto de 55 sonetos –que respetan la métrica y rima tradicionales propias de este tipo de poemas– en el que la historia de Orfeo es apenas el pretexto para una serie de intensas reflexiones, plenas de lirismo, sobre el tema de la muerte.

O. V. De Lubicz Milosz (1877-1939) nació en Lituania, pero toda su obra la desarrolló en Francia, país en el que residió desde 1889 ,y no gozó de mucha fama literaria en vida. Como Rilke, también estuvo vinculado al simbolismo, aunque es más conocido por sus poesía mística (cercana a la tradición católica) y de versos de largo aliento, a la manera de los versículos bíblicos. Esta edición de sus Poemas (1915) está basada en las traducciones del chileno Augusto G. Thomson.