El dios araña

Ricardo Vírhuez. El dios araña. Nina y la casa abandonada (Pasacalle, 2010)

En la segunda mitad del siglo XX la narrativa escrita especialmente para lectores jóvenes tuvo un verdadero renacimiento en todo el mundo. Autores como Roald Dahl, Michael Ende o Christine Nöstlinger marcaron un cambio radical, que tardó un poco en llegar a nuestro país. No obstante, hoy ya existe toda una generación de escritores peruanos que combinan sus obras para adultos con libros dirigidos a los más jóvenes. Es el caso de Ricardo Vírhuez (Lima, 1964), quien acaba de publicar las novelas El dios araña y Nina y la casa abandonada (Pasacalle, 2010).

Estas dos novelas cortas narran, de una manera ligera y con mucho sentido del humor, las aventuras de grupos de adolescentes que tienen que enfrentar a temibles fuerzas sobrenaturales. En el caso de Nina y la casa abandonada son espíritus relacionados con las ruinas de una especie de correccional de menores, regentada por curas y monjas. En El dios araña, cuyas acciones se desarrollan en el Trujillo de hoy, se trata de dioses y personajes fabulosos provenientes de la mitología Mochica.

Ambos libros son lecturas atractivas para los lectores jóvenes (con peripecias sorprendentes e insólitos personajes secundarios), especialmente por el creativo uso del lenguaje coloquial propio de ellos. Acaso hay demasiada sangre y crímenes, y en cambio falte un poco de profundización en las emociones y forma de pensar de los adolescentes. Son pequeños problemas que sabemos que Ricardo Vírhuez podrá superar en sus ya anunciadas próximas entregas dentro de este género narrativo.