Ceguera emocional

Maoli Mao. Ceguera emocional (Bisagra Editores, 2010)

La poeta y gestora Maoli Mao está comenzando a hacerse conocida en los ambientes culturales limeños a través de su participación en recitales y eventos de artes plásticas, y también su actividad en las redes virtuales (con su blog “La Galaxia de Maoli”). Ella escribe poesía desde la infancia, con constancia y disciplina, y actualmente está presentando su primer libro, Ceguera emocional (Bisagra, 2010), que explora la temática erótica y que ha sido prologado por el conocido poeta y periodista Eloy Jáuregui.

Maoli Mao (seudónimo de esta escritora limeña) describe las sensaciones y emociones más personales, íntimas e intensas en torno a la experiencia del amor. Para ello emplea versos sencillos, que fluyen con naturalidad y que evitan las asperezas de lo demasiado explícito mediante una retórica simple y efectiva: imágenes, símiles y metáforas fuertemente enraizadas en la tradición literaria (desde Safo y El cantar de lo cantares), pero bien trabajadas y manejadas con frescura; como en los poemas “Maestro de amor”, “Lotófagos” y “Noche de carretera”.

El erotismo, que da unidad a los 22 poemas de Ceguera emocional, presenta diferentes desarrollos y matices: la realización de los deseos, el recuerdo de la efímera felicidad, la búsqueda de la trascendencia, el amparo ante el humano deterioro físico. Así, los poemas van abordando los grandes temas de la literatura: la identidad, la memoria, el paso del tiempo, el sentido de la vida y la muerte, etc. Y todo ello manteniendo la vitalidad y la fuerza de un buen primer libro.



Dos poemas de Ceguera emocional


NOCHE DE CARRETERA

Corren las carreteras a nuestro favor
corre por mis venas el deseo por ti
me tomas, te tomo, acelerando al volante.

Te poseo indómito mientras el frío cae
la noche caliento con mis manos
te inquieto,
no importa la velocidad
las luces, la policía…

Mi boca busca entre tus piernas
agitando tu adrenalina al volante
mientras juego, te provoco te excito

¡Qué noche!
De carretera de travesuras
Se torna el aire ahora tibio
Que caliento con mis labios

Mientras pequeñas gotas de lluvia
salen por las ventanas soltando el sabor
del amanecer, como el rocío sobre mi cara

Así te amo, sin que sepas, así te adoro.
Así te deseo, así te poseo.
Así te amo sin que lo sepas.
Así eres mío como la carretera a mis pies.
Así no eres mío como la carretera de nadie.
Así te amo, sin que te enteres.



MAESTRO DE AMOR

¿Cómo olvidar tus caricias?
¿Tus besos sobre mi cuerpo
fundiéndose al compás del culto amoroso?

Tocabas mis suaves montañas con destreza
al ritmo de palabras que enamoraban el aire
de mis excitares
enloqueciendo mi cuerpo
moldeando mis sensaciones.

Siguiendo el ritmo
bajo chispas de complicidad
a velocidad de nuestros vientres húmedos
quebrando mi cuerpo al son de tus deseos.

Manos recorriendo hábiles
como veleros frescos sobre mis mares tibios
atrapando suspiros palpitantes.

Tu piel desnuda.
Tus ojos salvajes que alumbran mis pechos.
Tus brazos fuertes.
Tus piernas como columnas de roble.
Tu cuello como río suave.

El mástil de mis aventuras
que recorro con delicia
suave, fuerte, con ímpetu
campo inquieto vibrante energético.

En nuestro compás constante
llegas lentamente mojando mi piel
gritos y jadeos frente al mar del deseo.

La ondulante aventura
por la conquista del clímax
concluye en quieto y reposado deleite

Me miras tú, maestro de amor.
Te miro yo, minina alumna sensual.
Tus ojos me piden volver a navegar
una y otra vez, una y otra vez

Somos los amantes de cada noche nueva.

¡Oh, mi amante!
Embriágame otra vez con tus amores.


Este video es de un recital reciente.