La venganza del silencio

cueto
Alonso Cueto. La venganza del silencio (Planeta, 2010)

El reconocido escritor Alonso Cueto (Lima, 1954) acaba de publicar la novela La venganza del silencio (Planeta, 2010), un amplio retrato de las intrigas en el interior de la Familia Hesse, propietaria de uno de los más importantes bancos limeños. Antonio, el protagonista a quien vemos crecer y madurar en este relato, es criado por sus tíos Adolfo y Adriana Hesse (heredera directa del poder familiar). Adolfo es asesinado y paralelamente a los giros de la investigación sobre este crimen, Antonio va descubriendo las más oscuros secretos familiares.

Estamos en los ambientes más propicios para la narrativa de Cueto, aquellos de sus primeros libros: La batalla del pasado (1983) y El tigre blanco (1985). Pero como en sus obras más recientes, Cueto incluye a otros sectores sociales, especialmente a la familia de Venus, el chofer de raza negra. Y vuelven a aparecer los estereotipos y lugares comunes en los que suele caer: Venus, sumiso y bonachón, tiene una hija que se hace amante de Adolfo (después se prostituye) y un hijo delincuente. En fin, un caso idóneo para las protestas de organizaciones como Lundú.

Pero acaso el más grave problema de La venganza del silencio es que siendo básicamente una “novela de aprendizaje” (el relato de la formación de Antonio) el autor ha priorizado lo relacionado con la trama “policial”. La orfandad de Antonio (la misteriosa muerte de sus padres), los radicales cambios de sospechosos del asesinato de Adolfo, poco aportan a la evolución del protagonista, el eje principal de la novela.


Enlaces relacionados
Se pueden leer las primeras páginas de la novela en Etiqueta Negra.
Otros comentarios: Luis Hernán Castañeda, Literatura portátil.
Entrevistas: Pedro Escribano, Enrique Planas, Carlos Sotomayor,
El siguiente es el booktrailer:

5 comentarios:

Anónimo dijo...

He leído a Cueto desde hace muchos años, desde el libro de cuentos La batalla del pasado, de 1983, y casi siempre me ha llamado la atención su capacidad de recrear atmósferas y diseñar personajes; a veces con mejor fortuna que otras, pero siempre con una dedicación y un notable esfuerzo por concretar identidades propias, es decir, en su propio mundo. Agreda es muy didáctico cuando en pocas líneas nos da una pincelada precisa sobre la obra del autor. Habría que discutir los planos de significación de la novela y no necesariamente las armas conceptuales del crítico. No olvidemos que lo más importante es la obra literaria, los críticos deben pasar a un sano, deseable y loable segundo plano...

Javier Ágreda dijo...

Coincido con el comentario: Cueto ha mostrado esas virtudes "jamesianas" desde el inicio de su obra. Pero no siempre ha logrado adaptarlas a propuestas narrativas más abarcadoras, más cercanas a las obras de Vargas Llosa, otra de sus influencias más notorias. Y el desajuste se produce en todos los aspectos, desde el formal y el de la representación hasta el de la significación. Lamentablemente, el limitado espacio de la columna periodística no permite ningún tipo de desarrollo.

Anónimo dijo...

Disfruté mucho de "El susurro de la mujer ballena", pero esta novela me ha decepcionado, justamente por esa inconsistencia de géneros que señalas. Eso no quita, sin embargo, que Cueto sea un autor valioso.

Literatura Portátil dijo...

He terminado de leer la obra y
el problema que encuentro es que Cueto dedica demasiadas líneas al aspecto policial de la novela, donde por momentos decae, en lugar de explorar con mayor acuciosidad las interioridades del círculo familiar. Es notoria la centralización total de la novela en torno a este círculo, porque casi no se habla nada de relaciones externas, sociales o políticas, es decir de su ámbito de influencia. Mañana estaré publicando mi opinión personal.

Anónimo dijo...

Concuerdo con usted ,Agreda. Cueto defecciona en esta novela y no solo en ciertas partes de la historia sino en muchas frases hechas.
Compararlo con James es risible.