Pastoral americana

roth1
Philip Roth. Pastoral americana (1997)

Al asumir el reto de contar la historia de su ciudad, de su nación, desde la perspectiva de su experiencia generacional, algunos narradores han escrito sus mejores obras, aquellas que muestran lo más personal y valioso de su arte literario. Este año al menos dos de estas novelas están de efemérides, pues a los 40 años de Cien años de soledad, que introdujo a Macondo (Aracataca) y Colombia al mapa de la literatura mundial, se suman los diez años que cumple Pastoral americana (1997), la novela con la que Philip Roth (Nueva Jersey, 1933) obtuvo el Premio Pulitzer y la National Medal of Arts, que recibió en la Casa Blanca en 1998.

Apelando a su alter ego ficcional de Nathan Zuckerman, Roth retorna a la ciudad de Newark, cercana a New York, en la que vivió su infancia y juventud. Ahí se encuentra con varios compañeros de su escuela judía, entre ellos Seymour “el sueco” Levov, el más destacado de los jóvenes de entonces: alto y apuesto, honesto y emprendedor, además de ídolo deportivo y heredero de una próspera fábrica. Levov sigue siendo, a sus más de 60 años de edad, la mejor encarnación del viejo sueño americano; aunque Zuckerman, atento observador, descubre que tras esa imagen Levov oculta el drama de su hija Meredith, una terrorista buscada por la policía.

Pero esa es sólo la primera parte (Paraíso recordado) de las tres en que está dividida la novela. En las otras dos –La caída y Paraíso perdido– Roth prescinde de Zuckerman para abrir el relato a contextos cada vez mayores: la historia de la familia Levov (abarcando cuatro generaciones); de la fábrica, desde su fundación hasta el traslado a Checoslovaquia; las consecuencias de la guerra de Vietnam y los enfrentamientos raciales de la década del 60. Y todo ello sin que se pierda el interés del relato, gracias a la capacidad de fabulación de Roth y su acertado empleo de recursos técnicos como elipsis, vasos comunicantes y narraciones “enmarcadas”.

Pastoral americana fue la primera de una trilogía de novelas que continuó con Me casé con un comunista (1998) y La mancha humana (2000), libros sobre la experiencia de una generación que “se prepara para vivir de determinada forma y… luego la ciega el presente y la historia la alcanza de formas para las que no estaba preparada”. Roth, cuya obra se inició con Goodbye, Columbus (1959, cuentos) y llega hasta La conjura contra América (2007, novela), figura desde hace varios años en la lista de candidatos al Premio Nobel de literatura.

.