Lucerna y El sueño de Noé


“Asistimos en la actualidad a una banalización cada vez mayor de la lectura y la escritura… una consecuencia de la mercantilización de la literatura, que ha invadido todos los aspectos de la producción literaria, hasta el que se suponía que era el último refugio del arte, el taller del escritor, quien ha reemplazado sus principios estéticos por consideraciones pecuniarias”, afirma el editorial del sétimo número de Lucerna. Revista de Literatura. Dirigida por Julio Isla Jiménez (Lima, 1980), magíster en Literatura Hispanoamericana en la PUCP, Lucerna es una de las más destacadas revistas literarias limeñas de la actualidad, y está enfocada en el rescate y revaloración de textos poco difundidos de la literatura peruana, hispanoamericana y universal.

En esa línea de trabajo, Lucerna ha presentado en ediciones anteriores textos olvidados de César Vallejo, José María Eguren y Carlos Germán Belli, entre otros, todos comentados por destacados especialistas. En esta ocasión se trata del extenso poema “Alegoría de Atahualpa” del gran poeta chileno Vicente Huidobro (1893-1948), publicado en 1935 en la revista chilena Zig-Zag, pero que no fue incluido en ningún libro de Huidobro, ni siquiera en sus Obras completas. Comenta este peculiar hallazgo del investigador Ricardo Silva-Santisteban (actual presidente de la Academia Peruana de la Lengua) el reconocido crítico chileno Pedro Lastra. A ello se suman traducciones de poemas de Louise Glück, Vladimir Maiakovski, William Carlos Williams y Frank O’Hara. Y en la sección de crítica se comentan obras de Manuel González Prada, Alejandro Romualdo y Henry Miller, entre otros.

Como reacción a la “banalización” de la literatura, Isla propone que “una revista literaria podrá ser buena, regular o mala, pero nunca una franquicia o una idea de negocios… No al menos si en su concepción pretende responder a un proyecto estético y literario”. Y la propuesta estética de Lucerna se hace patente en la serie “Los alimentos terrestres”, libros clásicos de la literatura universal que acompañan a cada edición de la revista. En esta ocasión se trata del famoso poema La tierra agostada (The waste land) de T. S. Eliot (publicado originalmente en 1922, el mismo año que Trilce), al que se suma una breve antología del resto de la poesía de este autor, todo los textos en traducciones hechas por Ricardo Silva-Santisteban.

Pero lo más interesante es que Isla ha asumido esa propuesta también para su propia obra, como se puede apreciar en el recién publicado libro El sueño de Noé (Alastor, 2015), una pequeña pieza teatral que marca el “debut” literario de Isla y que de alguna manera está en la línea de los dramas eliotnianos. En este libro el mito bíblico es presentado de una manera respetuosa, pero reformulando algunos detalles aparentemente menores, que le otorgan nuevos significados. Por ejemplo, la fe de Noé ya no es tan ciega, por lo que desobedece algunas de las “órdenes” divinas, para así intentar salvar a más personas del diluvio. Por supuesto, esos pequeños cambios “actualizan” el relato bíblico, aproximándolo a la actual problemática del calentamiento global y los daños irremediables que la humanidad estaría ocasionando al planeta.