Selección peruana 2000-2015

Cuentos peruanos: dos antologías

I

Entre los más importantes libros presentados en la reciente FIL figuran dos antologías enfocadas exactamente en el mismo “universo” literario: la producción cuentística de los escritores peruanos surgidos en lo que va del presente siglo. Los libros son Selección peruana 2000-2105 (Estruendomudo) de Ricardo Sumalavia, y El fin de algo. Antología del nuevo cuento peruano 2001-2015 (Santuario), de Víctor Ruiz Velasco. En el primero de ellos, Sumalavia nos entrega una lista de once narradores, cada uno representado con un cuento; por su parte Ruiz Velasco, hace una lista de 19 autores y textos. Lo más sorprendente y extraño es que estas antologías, tan similares, apenas coinciden en cuatro narradores, y en absolutamente ninguno de los cuentos seleccionados.

Para entender estos resultados tan disímiles es necesario leer los prólogos de los libros, en los que los antologadores explican los criterios que han determinado sus elecciones. Sumalavia (Lima, 1968) confiesa que se ha basado en tres núcleos temáticos (las consecuencias de las violencia política de las décadas pasadas, la experiencia de los escritores peruanos en el exilio y “la intencionalidad de ficcionalizar el yo del autor”), seleccionando los cuentos que mejor los expresan. Por eso figuran algunos autores con escasas aproximaciones al cuento como género literario. Y creemos que esa no era la idea de esta Selección peruana. Para seguir el símil futbolístico propuesto, se trata más bien de una selección de “jugadas bonitas”, que de “futbolistas”. Y además solo de jugadas hechas en estadios limeños, pues casi no figuran autores “de provincias”.
(continúa en el siguiente post)