Número cero


Umberto Eco (Piamonte, 1932) es uno de los más destacados intelectuales italianos de la segunda mitad del siglo XX. Se inició con una serie de libros de ensayos sobre filosofía, estética o semiótica, desarrollados con mucha lucidez y de cara a los más actuales aportes en cada tema. Pero su fama trascendió los círculos intelectuales a partir de su incursión en la literatura con El nombre de la rosa (1980) una excelente novela ambientada en la Edad Media y considerada entre lo mejor de la literatura mundial de los años ochenta. A esa novela siguieron otras cinco igual de ambiciosas, desde El péndulo de Foucault (1988) hasta El cementerio de Praga (2010), a las que ahora se suma Número cero (2015), la historia de un proyecto periodístico en la Italia de hace veinte años.


El relato nos remite al Milán de 1992 (y con ello es la novela más “contemporánea” de todas las escritas por Eco) cuando un periodista cincuentón apellidado Colonna (nunca se nos dice su nombre), protagonista y narrador de esta historia, es llamado a formar parte del equipo de redacción de Domani, un nuevo diario del que inicialmente se editaran doce ediciones de prueba (las llamadas “número cero”). El proyecto se debe a la iniciativa del commendatore Vimercate, un prominente empresario y político (según algunos, inspirado en Sergio Berlusconi), quien quiere usar el diario como instrumento para sus propios intereses. Colonna es convocado al proyecto por Simei (el testaferro de Vimercate), quien a la vez participa en el diario con intereses personales subalternos.

Como se puede apreciar en este resumen, toda la novela es básicamente una mirada irónica y sumamente crítica del periodismo actual, desde la primacía de los intereses políticos y económicos de los dueños, hasta las prácticas periodísticas más cotidianas. Esta últimas serán “revisadas” con mucho humor por los integrantes de esta redacción durante el desarrollo de sus labores cotidianas: el uso de las frases hechas, la distribución de las noticias en las páginas, las técnicas de “difamación”, la manera de presentar las cartas aclaratorias, etc. Son los aspectos que priman en la novela hasta que Braggadocio (uno de los periodistas) descubre, accidentalmente algunas de las actividades de la red Gladio (una organización de extrema derecha, auspiciada por la CIA), que involucran asesinatos de importantes personalidades públicas italianas. Y la trama del relato gira hacia la increíble historia de Gladio y sus amenazas a los miembros de Domani.

Al unir la crítica del periodismo actual con la relectura de la historia política reciente de Italia (a través de los crímenes secretos y la corrupción generados por Gladio), Umberto Eco nos entrega en Número cero su novela más polémica y actual, más divertida e irónica, lejana del trasfondo filosófico de El nombre de la rosa o El péndulo de Foucault. Pero también una de las literariamente menos logradas, pues el autor no logra darle unidad a las diversas líneas narrativas, ni verdadera densidad humana a los personajes. De todas maneras, resulta una lectura imprescindible para los interesados en el mundo del periodismo y los medios de comunicación.