O


Un poemario trílcico

Publicado en 1922, Trilce es, no obstante su hermetismo, uno de los libros fundamentales de la poesía peruana del siglo XX. En ese poemario César Vallejo (1892-1938) aborda diferentes temas, planteando sus dudas y reflexiones más personales a través de un lenguaje y una retórica a su vez cuestionados de la manera más radical. Por todo ello resulta una propuesta literaria difícil y arriesgada, y son pocos los poemarios “trílcicos” que han aparecido en nuestro medio. El más reciente es O (Paracaídas, 2014), ópera prima del escritor sanmarquino Octavio Mermáo (Callao, 1986).

O está conformado por 23 poemas sin título, en los que el autor intenta liberarse de todas las certezas en las que se basa la vida cotidiana: “De pura empiria se crece / se computa la muerte…” dice en los primeros versos, que cuestionan la información que nos brindan “los cinco sentidos siempre mezclados irreverentemente”. En los siguientes textos (todos poemas breves, de menos de una página) los cuestionamientos abarcarán al amor, al tiempo, a la religión y hasta a la propia poesía, con versos ásperos que apelan contantemente a las imágenes absurdas, lo exclamativo y los recursos tipográficos (como el uso caprichoso de las mayúsculas).

La crítica ha sido bastante elogiosa con O y ha enfatizado su carácter de “aventura”: “un viaje o peregrinación en busca de aquello que pueda devolverle el sentido (a la existencia humana)” (Lenin Heredia). Sin embargo, las excesivas semejanzas con Trilce terminan resaltando la distancia entre el Vallejo en su momento cumbre de creatividad y el joven y debutante Mermáo; desde el mucho menor vuelo reflexivo hasta los excesos con los recursos vanguardistas.