En las aguas de la noche


Ina María Salazar (Lima, 1959) es una destacada investigadora y crítica literaria, radicada en París desde finales de los años setenta. Allá se desempeña como profesora de literatura hispanoamericana de universidades como la Sorbona, publica ensayos sobre poetas peruanos y hasta ha establecido amistad con nuestros escritores en el exilio parisino, como Julio Ramón Ribeyro. Además es autora de una poesía fina e intensa que va dando a conocer sin ningún tipo de apuros. Recientemente ha publicado En las aguas de la noche (Paracaídas, 2014) su tercer poemario.

La memoria, el retorno al pasado buscando la propia identidad, es el tema dominante en estos más de cuarenta poemas. Pero no se trata de un recuento nostálgico, sino más bien de “hacer añicos el rosario de recuerdos” para volver a ser “la niña emparedada / con su vestido de fiesta”, como confiesa en el primer poema del libro. Y a partir de este reencuentro con las ideas y sentimientos más personales (“restos de algún naufragio”), se intenta lograr una cierta trascendencia, “pasar al otro lado”, siempre a través de la propia poesía: “…toda una vida / para emitir al fin / unos cuantos balbuceos”.

Esos “balbuceos” aluden al marcado laconismo de los poemas: textos breves, de versos cortos y en los que el “trabajo” literario parece haber sido de tacha y eliminación, hasta quedarse solamente con lo esencial. Un rigor que Salazar dice haber aprendido analizando las obras de los poetas de la generación del cincuenta, que leyó con pasión en su juventud. Y acaso ese sea el único reparo que podemos hacerle a En las aguas de la noche, el no atreverse a salir de la “zona segura” establecida por la poesía de los maestros.