Las siete bestias


El escritor y guionista Christ Gutiérrez-Rodríguez (Callao, 1982) fue ganador del más reciente Premio Internacional Copé con el cuento “Los caminantes de Sonora”, un original y deslumbrante relato. Pero ese texto es solo una pequeña parte de la propuesta narrativa que, al parecer, Gutiérrez-Rodríguez ha estado trabajando silenciosamente, y que hoy nos muestra con mayor amplitud en el libro Las siete bestias (Animal de invierno, 2014), un conjunto de relatos que exploran los extremos de la violencia urbana.

Tres de estos cuentos están ambientados en el Callao, en el temible mundo de delincuentes y pandilleros de ese puerto. En “A las siete en la acequia, Francesca”, se relata toda la historia detrás de una pelea “escolar” entre dos jóvenes compañeras de escuela y a la vez enemigas, por muchos motivos que se van descubriendo a lo largo de la narración. En “Epilepto” se trata de la mítica competencia entre los dos mayores bebedores de bares “de mala muerte”. En cambio, en “Regla de cálculo” el autor nos relata una violenta historia de amor sucedida en un elegante condominio limeño.

En todos estos textos, los propios personajes cuentan numerosas historias secundarias, que muchas veces sobrepasan lo verosímil. A eso se suma el lenguaje, en el que el léxico lumpen se conjuga con el más recargado trabajo formal (metáforas, enumeraciones, juegos de palabras), siempre al servicio de descripciones hiperrealistas. Así uniendo elementos aparentes disímiles (magia y realismo urbano, jerga delincuencial y retórica literaria) Gutiérrez-Rodríguez construye en Las siete bestias un universo narrativo sumamente personal, de lo más interesante en la literatura peruana actual.