Augusto Higa. Todos los cuentos


Larga es la trayectoria literaria del escritor Augusto Higa (Lima, 1946), desde sus primeros cuentos de los años sesenta y su paso por el Grupo Narración (1966-1976), hasta las recientes novelas cortas —La iluminación de Katzuo Nakamatsu (2008) y Gaijin (2014)—que han recibido entusiastas elogios de la crítica. Una variada narrativa cuya mejor expresión acaso se encuentra en los veinte cuentos, que el autor acaba de reunir en el libro Augusto Higa. Todos los cuentos (Campo Letrado, 2014).

Los primeros relatos de Higa mostraban a jóvenes de los más populosos barrios de la Lima tradicional (La Victoria, Barrios Altos, etc.) que contaban, con sus propias palabras y a veces de manera colectiva, sus peripecias de adolescentes. En “La toma del colegio”, por ejemplo, se trata de los alumnos de una escuela fiscal que se rebelan ante los abusos y la corrupción de sus profesores. En “El equipito de Mogollón” son aficionados al fútbol que rememoran sus hazañas deportivas; y en “Que te coma el tigre” un grupo de adolescentes relata su festivo descubrimiento del amor.

La segunda etapa de esta narrativa corresponde a los años ochenta. Higa, sin cambiar de escenarios, se centró en la problemática de la clase media limeña en esos años de crisis económica. Al respecto, resultan ejemplares “La casa de Albaceleste” y “Clase media”. Por último, están los relatos recientes, de temática más “existencial” y protagonizados por japoneses radicados en Lima, o sus hijos; relatos que conformaron el libro Okinawa existe (2013), ganador del Premio José Watanabe, que otorga la APJ. En suma, Todos los cuentos resulta una muy buena oportunidad para conocer la valiosa narrativa de Augusto Higa.