Vergüenza


La escritora Patricia de Souza (Ayacucho, 1964) vuelve a la novela, el género literario en el que más se ha destacado, con Vergüenza (Casa de Cartón, 2014), un peculiar relato entre la ficción y el testimonio personal. A través del personaje de María de la Puente, quien cuenta su propia vida, De Souza retorna a su infancia y adolescencia, transcurridas durante la dictadura militar (1968-1980), así como a sus experiencias en otros países (México, Venezuela y Francia, donde ha residido y publicado parte de su obra), y analiza su formación como mujer y escritora.

Más que una narración tradicional y lineal, esta novela es una reunión de muchos pequeños episodios, enlazados no tanto por la continuidad temporal como por el fluir de las divagaciones de la protagonista; divagaciones que mezclan sueños, temores, recuerdos y, por supuesto, reflexiones sobre la escritura, el lenguaje y el lugar de las mujeres en una sociedad tan machista, como la peruana. De ahí el título, como ha señalado la propia autora: “…una vergüenza de género, una culpabilidad de ser mujer… ellas no dicen exactamente lo que piensan para evitar el juicio moral de la sociedad en la que viven”.

Así, se mantienen los temas más característicos de las novelas y ensayos de esta autora; pero formalmente hay cambios importantes. Al “desorden” narrativo se suma un lenguaje demasiado coloquial y espontáneo, que reemplaza a la elaborada y racional retórica que era una de las principales virtudes de esta obra. En su afán por liberarse de los esquemas narrativos “machistas”, De Souza ha hecho de Vergüenza un libro experimental, casi vanguardista, que definitivamente no está entre sus mejores novelas.