Cura de sueño



Casi diez años le ha llevado a Gimena Vartu (Lima, 1986) publicar su primer poemario, Cura de sueño (Paracaídas, 2013). Egresada de Literatura de San Marcos, presentó una primera versión de este libro a los juegos florales Washington Delgado (2005) en su universidad, logrando una mención honrosa. Y el largo proceso de maduración se nota especialmente en la unidad del poemario, pues los 32 textos que lo componen “narran” un viaje redondo, de ida y vuelta, al mundo de los sueños. Aunque bien podría tratarse de una actualización del mito de Orfeo.

Los preparativos para el viaje están en la primera sección del libro, en la que el “yo poético” se muestra pesimista, llegando a plantearse la opción del suicidio. Así, “con las manos en el pecho dentro del ataúd”, entra al universo onírico de la segunda sección (“Personajes en felpa”), donde la autora despliega un muy personal bestiario (los poemas “Coyote”, “Perro”, “Zorra”, etc.), con imágenes cargadas de violencia, que desarrolla algunos de los temas planteados en los poemas iniciales. Finalmente, en la sección “Despertador” se vuelve al mundo real, aunque el pesimismo se convierte en una elocuente angustia existencial.

Así, el “descenso” al mundo de los sueños es un aprendizaje tanto sobre los inevitables problemas de la humanidad (la soledad, el deterioro, la muerte) como de la propia expresión poética. Y este es uno de los puntos débiles del libro, pues si bien la retórica se va haciendo cada vez más compleja, los versos (ásperos y disonantes) no demuestran esa superación. De todas maneras, Cura de sueño resulta un poemario interesante, un buen debut literario para Gimena Vartu.


Se pueden leer los poemas "Ruta" y "Cara Maga" en Urbanotopia.