El cerrajero


El poeta José Antonio Villarán (Lima, 1979) se graduó en la San Francisco State University y acaba de iniciar un máster en Creación Literaria en California. No obstante su larga permanencia en Estados Unidos, cada cierto tiempo regresa al Perú con nueva iniciativas literarias. Así, en 2006 trajo el original proyecto AMLT (poesía en soportes alternativos) y en su más reciente visita ha presentado su libro El cerrajero (AUB, 2012), uno de los mejores poemarios peruanos publicados el año pasado.

Estos textos de Villarán, de naturaleza bastante diversa, están regidos por la dualidad. Desde el propio idioma, pues se presentan en idioma inglés y español; pero no se trata de traducciones sino de versiones “simultáneas”. En ellos se transita constantemente del mundo de la clase alta limeña (el pasado del hablante) hasta la modernidad de la sociedad norteamericana. Ese es el leit motiv de los poemas, que en cada uno de las seis secciones sirve de base para desarrollar diversos temas: la relación entre identidad y memoria, la multiculturalidad, la humana necesidad de trascendencia, “el lenguaje como espacio público y de reclamo”, entre otros.

Resumido así el libro puede parecer demasiado rígido y esquemático. Sin embargo, en la mayoría de los casos lo racional de la propuesta encuentra su apropiada expresión poética en un discurso barroco, lleno de imágenes y elementos simbólicos, y que apela constantemente a la intertextualidad. A la calidad literaria de El cerrajero se suma el original diseño del libro, marca característica de la colección Álbum del Universo Bakterial, dirigida por el también escritor Arturo Higa.