Cabeza y orquídeas




La antropóloga Karina Pacheco (Cusco, 1970) viene desarrollando una más que interesante obra narrativa, en la que conjuga su interés por lo intimista y melodramático (poco frecuente en nuestra literatura) con serias aproximaciones a temas como la desigualdad social o la violencia política. Sus tres primeras novelas fueron amplias sagas familiares ambientadas en el Cusco; pero su más reciente entrega, Cabeza y orquídeas (Borrador, 2012), es una incursión en otros ámbitos narrativos: una novela corta que narra un día en la vida de una adolescente limeña.

Perteneciente a una familia adinerada, la protagonista está cumpliendo 18 años y todas sus actividades del día tienen que ver con la gran fiesta con la que celebrará su paso a la adultez. Los preparativos los hace acompañada de su madre, y son descritos con minuciosidad y enfatizando lo frívolo de las relaciones entre los miembros de esa familia. Poco a poco se nos muestra que detrás del bienestar y el lujo que ellos disfrutan hay una serie de misterios e historias sórdidas, que desembocan en el trágico final de la celebración.

La primera mitad de la novela (narrada en primera persona) está demasiado centrada en las superficiales emociones y reflexiones de esa adolescente; pero en la segunda mitad el relato cobra fuerza e interés, a medida que van apareciendo –apenas sugeridos, como si fueran fantasmas– algunos de los grandes problemas de nuestro país: el racismo, la corrupción política, el poder del dinero del narcotráfico. Seguramente esas virtudes hicieron que Cabeza y orquídeas obtenga el Premio Nacional de Novela Federico Villareal 2010.


Enlaces relacionados
Otros textos sobre la novela: José Donayre, Gabriel Ruiz Ortega.
Reseñas de otros libros de Karina Pacheco: La voluntad del molle (2006), No olvides nuestros nombres (2009), La sangre, el polvo, la nieve (2010), Alma alga (2010).