La civilización del espectáculo


EL APOCALÍPTICO VARGAS LLOSA

Desde hace algún tiempo Mario Vargas Llosa (Arequipa, 1936) viene sosteniendo (en sus ensayos y artículos periodísticos), que en casi todas las manifestaciones culturales de la actualidad imperan la banalización y la frivolidad. Su más reciente libro La civilización del espectáculo (Alfaguara, 2012) es un conjunto de ensayos que desarrollan esa premisa, analizando sus manifestaciones en ámbitos tan diversos como el arte, la política, el erotismo, la religiosidad y las propias reflexiones sobre la cultura.

Básicamente, lo que aquí se sostiene es que con la fuerte irrupción de llamada “cultura de masas” (interesada más que nada en proporcionar entretenimiento a una muchedumbre casi ignorante) se está perdiendo la “alta cultura” (Mozart, Shakespeare, Freud, Picasso, Sartre, etc.), aquella que siempre fue producida y consumida por una minoría (la elite), y que hasta hoy representa los más altos logros de la humanidad. Las consecuencias de ese cambio van desde la literatura y el arte light, hasta el amarillismo dominante de los medios de comunicación.

Aunque admiramos la minuciosidad e inteligencia de Vargas Llosa al describir el panorama de la cultura actual, su diagnóstico final no resulta convincente en absoluto, tanto por el anacrónico elogio de las elites (¿no es él precisamente uno de los mayores defensores de la democracia en todo el mundo?) como por su evidente desconocimiento y falta de empatía con las manifestaciones artísticas más actuales. Más que un ensayo objetivo e iluminador, este libro es una larga y apocalíptica racionalización del viejo lugar común de que “todo tiempo pasado fue mejor”.


Enlaces relacionados
Se puede leer el prólogo del libro en Alfaguara y otros fragmentos en La Nación.
Otros textos sobre La civilización del espectáculo: Alonso CuetoGustavo Faverón, Jorge Volpi, Giles Lipovetsky, Manuel Hidalgo, Antonio Martínez.

El siguiente es el video del debate, realizado en el Instituto Cervantes, entre el Premio Nobel Mario Vargas Llosa y el filósofo y sociólogo francés Gilles Lipovetsky sobre La civilización del espectáculo.

3 comentarios:

Javier Agreda dijo...

Un par de errores que he encontrado en el libro.
Primera enmienda: Dice el primer párrafo de la página 41: "el uso de estupefacientes tiene una antigua tradición en Occidente... en el siglo XIX las flores artificiales tuvieron cultores tan respetables como Charles Baudelaire y Thomas de Quincey". MVLL confunde los títulos de dos libros de Baudelaire: quiso escribir "Los paraísos artificiales" (título de un libro dedicado a la experiencia de las drogas), pero ese título se le mezcla con el del poemario "Las flores del mal". Así nacen esas "flores artificiales" del texto.

Javier Agreda dijo...

Segunda enmienda. Dice el libro: "Pero, en verdad, la verdadera razón para la pérdida total del interés de la sociedad en su conjunto por los intelectuales es consecuencia directa de la ínfima vigencia que tiene el pensamiento en la civilización del espectáculo". (p. 46, párrafo central)

¿... en verdad, la verdadera razón...es consecuencia....? Las cacofonías y errores de este pasaje se deben a las dudas del autor al momento de redactarlo. Comienza con una idea, pero pronto la abandona por otra. Lo curioso es que la duda le dura poco y, tras unas pocas palabras ("la verdadera razón para"), vuelve a la idea original. Pero MVLL no borra las huellas de esa duda. Si se eliminan, el texto queda limpio:

"Pero, en verdad, la pérdida total del interés de la sociedad en su conjunto por los intelectuales es consecuencia directa de la ínfima vigencia que tiene el pensamiento en la civilización del espectáculo".

Jesús Castro dijo...

Disculpen, pero el único payaso que existe en ese sala es el señor Mario Vargas Llosa que no quiere morir.
Por otra parte , su pensamiento no lo veo poderosa y que sea resistente y resista en el tiempo.