País sin nombre


Radicado en Francia desde hace mucho, el poeta José Rosas Ribeyro (Lima, 1949) acaba de publicar su primera novela, País sin nombre (Mesa Redonda, 2011), una extensa (mas de 500 páginas) reconstrucción de diez difíciles años de la historia del Perú (el “país sin nombre” del título), desde finales de los sesenta hasta mediados de los setenta. Es una “novela de formación” de un personaje ficticio, Javier Rosales Riquelme (evidente alter ego del autor), quien en esos años fue estudiante universitario, poeta y activo militante de izquierda.

Con un tono informal y divertido, la narración está centrada en las peripecias de Rosales: sus amistades y amores, sus aventuras políticas, sus polémicas literarias y sus primeros trabajos (vendedor de libros, corrector de pruebas, funcionario público). En todas ellas van apareciendo conocidos personajes de la historia política y cultural peruana, quienes son incorporados a la ficción, aunque con nombres ligeramente cambiados. Y también episodios de la vida del propio Rosas Ribeyro, como su polémica participación en la edición de los poemas de María Emilia Cornejo.

Al énfasis en las historias menudas, en los chismes “generacionales” (contados siempre con mucha sorna e ironía), se suma una cierta superficialidad en el lenguaje y la actitud del narrador. Eso lleva a que los sucesos históricos se conviertan en un interminable desfile carnavalesco, pues no encontramos la necesaria contraparte de pasajes de intensidad dramática o reflexiva. De todas maneras, País sin nombre es una buena novela y un ameno retrato de una década decisiva para nuestro país.

Enlaces relacionados
Otros artículos sobre País sin nombre: Fausto Barragán, Lenin PantojaJerónimo Pimentel,
Entrevistas: Pedro Escribano, Edwin Cavello,  Gabriel Ruiz Ortega,