El hombre que hablaba del cielo


Desde hace algunos años existe en nuestro medio una especie de boom de la novela histórica ambientada en el virreinato. Ya sea por la búsqueda de situaciones y personajes extraños (diferentes a los que encontramos en la vida cotidiana), las posibilidades de la recreación del lenguaje de la época, o el intento de reflexionar sobre la cultura peruana, nuestros narradores parecen especialmente interesados en regresar a los siglos XVI y XVII. Es el caso de Irma del Águila (Lima, 1966), quien en la novela El hombre que hablaba del cielo (Planeta, 2011), cuenta la vida de Esteban Quintero, un marino peruano tomado prisionero por los corsarios holandeses que llegaron a nuestras costas en 1615.

Al ser llevado cautivo en el barco Morghen-sterre, Quintero hace amistad con el piloto Jan van Hück, poseedor de uno de los pocos telescopios entonces existentes. Las conversaciones entre ambos se inician con la observación de las imperfecciones de la superficie lunar y pasan a las teorías astronómicas de Ptolomeo y Copérnico. Mientras tanto, las peripecias del barco y las remembranzas de los personajes le permiten a la autora hacer largas descripciones de las batallas navales, las guerras europeas o de las costumbres y creencias de los pueblos de la costa peruana.

Es gracias a lo bien trabajado del lenguaje, que se logra integrar todos esos temas en un relato ameno y que nunca pierde el interés del lector. Acaso en algunas páginas encontramos excesos retóricos o descriptivos; no obstante, El hombre que hablaba del cielo destaca claramente entre las numerosas novelas históricas publicadas en los últimos meses.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo compraré. Se ve que hay trabajo detrás de su composición. Eso es algo. Veamos si la autora ha logrado que sea mucho.

Anónimo dijo...

El título es muy sugerente... Creo que vale la pena leerlo!!!

Libros sobre Gerencia Social

Posts recientes