Un ejército de locos

adolph
José B. Adolph. Un ejército de locos (Eda, 2003)

Narrador, periodista y dramaturgo, José B. Adolph (1933-febrero 2008) nació en Stuttgart (alemania) pero vivió en Lima desde 1938. Se inició en la literatura con una serie de libros de cuentos –El retorno de Aladino (1968), Cuentos del relojero abominable (1973), entre otros- en los que dominaba la temática fantástica y que lo llevaron a ser incluido en una antología de ciencia-ficción latinoamericana publicada en Argentina en 1970. Lo más reciente de su obra es un conjunto de novelas muy bien recibidas por la crítica, especialmente las tres reunidas en el libro De mujeres y heridas (2000), de un realismo con altas dosis de ironía y humor negro. Adolph acaba de publicar Un ejército de locos, novela en la que une temas y personajes de sus últimos libros con elementos propios de la ciencia-ficción.

Las acciones de Un ejército de locos suceden en un futuro cercano, cuando los dos más importantes magnates de la informática, Mark Lewis de Unisoft y Will Bates de Macrosoft, deciden incluir los negocios religiosos entre sus actividades. Mientras Bates establece una alianza con la Iglesia Católica, liderada por Cipriano I (el primer Papa argentino), Lewis lo hace con el “Culto de los 888 Caminos a la Sagrada Dispersión” -secta fundada y dirigida por JBA (alter ego del autor)- cuya historia y peculiares ritos fueron descritos por Adolph en su novela La verdad sobre Dios y JBA (2001). La guerra entre estos dos bandos incluye espionaje, asesinatos y la utilización de hologramas y androides que al principio reemplazan a los caídos en combate, pero después se vuelven la mejor alternativa para que los hombres logren la anhelada inmortalidad.

Como viene sucediendo en las últimas novelas de Adolph, lo más interesante del libro es la manera ingeniosa e irreverente en que los personajes citan y parafrasean, en medio de sus conversaciones y empleando el lenguaje coloquial limeño, textos del mayor prestigio cultural, desde libros sagrados hasta las teorías científicas actualmente en vigencia. El personal sentido del humor del autor, con tendencia al cinismo y lo grotesco, le permite cuestionar alegremente tanto la fe ingenua como los dogmas de las principales religiones. También son objeto de parodias, o irónicas alusiones, textos y autores claves de la filosofía, el psicoanálisis y la propia literatura. El resultado es una sarcástica revisión de aquellas ideas y prejuicios que constituyen la ideología del hombre común de nuestros días.

Lamentablemente el interés y el énfasis puesto por el autor en esos juegos intertextuales lo llevan a descuidar los otros elementos constitutivos de una ficción novelesca. Los personajes (una divertida galería que incluye, entre otros, al “Ché Cipriano”, al priápico Ngoro Mekele y una monja ninfómana) no pasan de ser caricaturas, sin personalidad ni voluntad para decidir sobre sus destinos. Igual de inverosímiles resultan las ideas y proyectos de estos personajes, ya sea en el campo de lo religioso, económico o político; y hasta las propias acciones narradas, en que los enfrentamientos entre sectas y empresas conducen finalmente, y de la manera más delirante, a una tragedia mundial en la que los únicos sobrevivientes son androides.

De “Novela lunática” ha calificado el propio Adolph a esta ficción narrativa, dando así a entender que es consciente de su carácter absurdo y disparatado. Un carácter remarcado por otros detalles: los quiebres en la estructura, los abruptos cambios en el punto de vista del narrador, personajes (como los espías Oleg y Tatiana), que aparecen y desaparecen en forma caprichosa. A esos detalles hay que sumar la vuelta a ciertos temas, ideas y agudezas ya empleadas en libros anteriores del autor. Por todo ello, Un ejército de locos resulta un libro representativo de la extensa e irregular, pero siempre interesante, trayectoria literaria de José B. Adolph.
(Artículo publicado en La República el 3 de agosto de 2003)


Se pueden leer las primeras páginas de Un ejército de locos bajándolas de la revista Velero 25.
Hay una entrevista y un cuento reciente de José Adolph en la revista El Hablador.