El maestro de los cinco sauces


Tao Yuanming. El maestro de los cinco sauces (PUCP, 2005)

Se considera a la Dinastía Tang (618-907) como la edad de oro de la letras chinas, con poetas como Li Taipo, Tu Fu, Wang Wei y otros. Pero la tradición literaria china tiene más de tres mil años, a lo largo de los cuales hubo otros autores trascendentales, aunque menos conocidos en occidente. Tao Yuanming (365-427) es uno de esos autores, un importante precedente de los poetas de la dinastía Tang. La colección Orientalia de la Universidad Católica ha publicado El maestro de los cinco sauces (PUC, 2005) una antología de la obra de Tao Yuanming en edición bilingüe con prólogo, traducción y notas del sinólogo Guillermo Dañino.

Tao Yuanming nació en una importante familia de terratenientes e intelectuales, por lo que recibió una buena educación. La muerte del padre, que dejó en la pobreza a la familia, cambiaría todo. El poeta tuvo que integrarse a la administración pública, como funcionario menor. Aunque nunca se sintió a gusto como mandarín, su carrera medianamente exitosa. A los 36 años era consejero del futuro emperador Huan Xuan, y los 41 años subprefecto de Pgenze. Solo duraría una año en el cargo, pues lo abandonó para ir al campo y hacer una vida retirada -dedicado a la poesía y a la agricultura- que en sus últimos años fue prácticamente la de un ermitaño.

Esas opciones se reflejan en su obra, reunida aquí según afinidades temáticas. La sección con más poemas es la dedicada precisamente a la Vida campesina. Son textos en que los que la exaltación de lo bucólico (“disfruto de libros y laúd apenas me levanto. / las legumbres de mi huerto se multiplican, / dispongo de cereales en mi despensa”) se hace a través de una sorprendente diversidad de descripciones de paisajes, actividades y estados de ánimo. Y también en contraste con lo conflictivo y agitado de las actividades cortesanas que el poeta tanto detestó: “hombres y mujeres en desorden bullicioso / compiten apresurados por la victoria”.

El autor presenta su propia experiencia en diversos poemas, entre ellos el que da título al libro: Biografía del maestro de los cinco sauces. También en las secciones Familia, Amistad y Vino resultan evidentes los referentes autobiográficos, que van desde la muerte de parientes cercanos hasta episodios muy particulares. Las dos últimas secciones, Su muerte y Reflexiones, reúnen textos de un carácter más general y especulativo. En poemas como Cuerpo, sombra y alma y El alma explica, los especialistas han encontrado una cierta confluencia del taoísmo (resignación, contemplación de la naturaleza) y el interés por la virtud y la sabiduría propios del confucianismo.

En el aspecto formal, Tao Yuanming fue mucho más sobrio y contenido que sus contemporáneos y predecesores. Cultivó tanto el SHI, forma poética clásica, como el FU, género más próximo a la prosa poética. Los versos del SHI tienen siempre la misma métrica (cuatro o cinco sinogramas) con rima en los versos pares, a la manera de los romances hispanos. Además, Tao Yuanming practicó -en menor medida- el HE, una tradición consistente en responder a un poema ajeno con otro propio que tenga casi exactamente las mismas características. Detalles que son apreciables en este libro bilingüe, en el que los sinogramas están acompañados de su correspondiente notación fonética.

El lingüista y literato Guillermo Dañino (Trujillo, 1929) ha tenido a su cargo la traducción y selección de los textos, así como las notas, la cronología y el didáctico prólogo del libro. Residente en China desde 1979, donde se desempeña como profesor de las universidades de Nankin y Pekín, Dañino es uno de los principales difusores de la literatura y cultura de ese país en nuestro medio. Esta excelente edición de El maestro de los cinco sauces de Tao Yuanming se suma a otros libros similares en los que Dañino ha traducido las obras de los poetas Li Taipo, Tu Fu, Wang Wei, Zhang Kejiu y Bay Juyí.